FutbolFeed

@CARLOSLGUERRERO

·
2 min
A
A

Paciencia aficionados, paciencia

El aficionado debe entender en dónde se encuentran hoy sus equipos, qué suelos están pisando y qué tan endebles están los cimientos. No podemos perder de vista lo complejo y crítico que resultó económicamente el 2020 que está por terminar. No olvidemos que se canceló un torneo, que la Liga MX sufrió los estragos de una lacerada industria del deporte a nivel mundial y que hasta un torneo virtual debió improvisarse para mantener a flote el barco.

¿Y por qué digo que la afición debe comprender lo sucedido? Porque leo mucha desesperación y ansiedad ante la falta de refuerzos (aquellos llamados "bomba") o porque algunos clubes tardan demasiado en tomar la mejor de las decisiones respecto a cambios y/o relevos de entrenador.

Señores, a diferencia de años anteriores, esta vez, no hay dinero.

Los presupuestos han bajado dramáticamente. Y se veía venir desde el semestre anterior cuando fueron más los intercambios, préstamos y devoluciones lo que movió un poco el aletargado mercado, que llamativas compras y altas inversiones con fichajes de renombre.

América es el más claro ejemplo de cómo están las cosas. Es una magnífica referencia para entender de una vez por todas, cómo está el futbol mexicano.

¿Hace cuántos torneos que no traen a una figura de peso?

América cambió su modus operandi por necesidad y no por gusto. Apostaron desde hace rato a fórmulas tipo Viñas. Extranjeros de bajo perfil y bajo costo esperando el milagro de que en México se conviertan en referentes o algo más.

Aquello de carteras abiertas ya no cabe ni en los históricamente poderosos. Imaginen cómo están quienes nunca lo han sido.

En el caso de Cruz Azul el panorama es aún más turbulento. Navegan bajo un tormenta perfecta. Antes de lo deportivo y lo económico está el tema legal. Sin que se resuelva esto último, difícilmente habrá claridad para los otros aspectos. Mientras en el escritorio sigan existiendo cajones abiertos y esculcados y mientras las patadas por debajo de la mesa no cesen, no habrá proyecto que pueda generar certeza absoluta.

Quien piense que lo más importante y lo más urgente es el nombramiento del director técnico, se equivoca. Es apenas un apartado de tantos pendientes.

Rayados y Tigres tienen solvencia suficiente para adentrarse en el túnel de un futuro incierto; Toluca ha hecho un esfuerzo supremo en tiempos de sequía. Ha sacado de la reserva un buen monto para reforzarse por lo apremiante de su situación deportiva y Xolos, de los pocos que tienen margen de maniobra en lo económico. Y párenle de contar.

El siguiente torneo será muy parecido al que recién terminó. Vacío, ausente y hueco. Sin gente en las tribunas, sin taquilla de por medio, sin todos los patrocinadores ni la suficiente exposición para que otros nuevos se sumen. Así que paciencia. No está fácil para nadie.