FutbolFeed

@CARLOSLGUERRERO

·
2 min
A
A

Preguntas y reflexiones

Apenas inicia el año y el mundo ya está convulso y tenso.

Como si el 2020 no hubiera sido suficiente para entender la lección que el destino pretendía lanzarle a la humanidad, Estados Unidos dinamita y pone a prueba la poca estabilidad mundial.

En medio de la incertidumbre política y del indescifrable caos en materia de salud, afortunadamente queda la esperanza de una vacuna que puede (esperemos) generar algo de paz a un año que no tendría porqué ser tan diferente al que terminó.

Sin embargo, el mundo no puede detenerse y mucho menos las grandes maquinarias de las industrias y todas aquellas arterias que económicamente mueven al planeta.

Adaptación y readaptación en los nuevos tiempos -por complejos que sean- como puntos clave para generar movilidad de acuerdo a circunstancias y momentos.

Así que a ponerle buena cara al año. A no tenerle miedo. A respetarlo sí, pero también a desafiarlo.

Y hablando de industrias, en la que respecta a la del futbol mexicano, estamos a unas cuantas horas de que arranque otra aventura. Parecen ya muy lejanos aquellos días cuando todo se detuvo. El engranaje, como me digan, con complicaciones y sin el aceitado suficiente, camina, funciona y aporta. Genera empleos, promueve buenos hábitos y otorga sana distracción.

De corazón le deseo lo mejor al futbol mexicano. Que los propietarios de los equipos encuentren los modelos adecuados para seguir intentando darle mejor estructura y más proyección a la Liga MX.

Que tengan aún margen de maniobra y que mantengan el deseo de seguir arriesgándose. Es por el bien de todos. Si a algunos les va mal, le va mal a toda la industria. Es momento de pensar de manera global y no solo particular. De construir puentes antes que pensar en derribarlos para no dejarse alcanzar.

Unas cuantas preguntas me invaden hoy que comienza el Guardianes 2021. ¿Es Álvaro Dávila el personaje que Cruz Azul requería para la remodelación interna que necesita el equipo? ¿Lo dejarán trabajar o sólo pensarán en él como una figura para detener las balas?

¿Podrá Guede ahora sí imprimir su sello y devolverle protagonismo a Xolos? ¿Dará Cristante el gran salto de calidad? ¿Qué pasará con América y Solari? ¿Será paciente la afición americanista en caso de un inicio complicado o de un torneo que no resulte? La vara está alta por las vitrinas recientes y esa no dejará de ser una eterna comparación como medida constante de evaluación.

¿Chivas resurgirá o seguirán escudándose en infinitas justificaciones? ¿Pumas podrá repetir otro gran torneo sin González, Mayorga e Iniestra?

Puebla sin Vikonis, Angulo, González y con un técnico jamás antes visto por acá ¿se volverá a meter a Liguilla? ¿Atlas seguirá siendo el Atlas de siempre? ¿Triunfará Javier Aguirre? ¿Y Tigres?

Disfrutemos hoy que podemos. Lo mejor para todos y que sea un gran torneo.