FutbolFeed

@CARLOSLGUERRERO

·
2 min
A
A

El virus rayado

Completamente simplista pensar que Rayados actuó de mala fe y que pretendió sacar ventaja en el juego ante América poniendo en riesgo a todos.

Estéril razonamiento de ideas elementales. Díganme ingenuo pero, yo no concibo que un jugador y/o equipo desee generar un estado de caos en algo tan delicado como la salud por un partido de futbol.

¿Hubo errores en el procedimiento? Por supuesto, algo pasó. Y eso es lo que se debe revisar a fondo: encontrar cuál fue la falla en la aplicación del protocolo para que no se repitan situaciones así. Enredarnos en si fue con alevosía sería perder el tiempo.

Preferible que se analice a fondo qué funciona y qué no funciona del protocolo y el procedimiento del mismo. Entendamos que es perfectible, que el error y el acierto es parte de cualquier nuevo modelo de trabajo.

A quienes han satanizado a Rayados y han criticado severamente a los jugadores por lo sucedido, ¿ustedes creen que un futbolista se va a exponer sólo por un partido? ¿Con qué confianza regresaría a casa sabiendo que puede contagiar a su familia? Sería atentar contra sí mismo, contra sus hijos y contra sus compañeros de trabajo.

Sostengo que detrás de todo esto no hay una mente malévola y maquiavélica a la que le importe un comino la salud de su propia institución como algunos suponen. Sería darse un tiro en el pie.

El riesgo de contagio es para todos, no sólo para los rivales. Si ustedes me dijeran que existe una fórmula para que nadie del equipo esté en peligro, únicamente adversarios, podríamos pensar en sucia estratagema. Pero no, eso no es posible.

¿Error? Sí. ¿Dónde? Pienso que en los tiempos de aplicación del protocolo.

La Liga MX debe tomar cartas en el asunto y modificar lo que se tenga que modificar. Si es necesario, duplicar o triplicar las pruebas para la detección del virus. Ya será problema de nuestros dirigentes y los clubes cómo llegar a un acuerdo en cuanto a temas de operación y cómo asumir o repartir los altos costos que todo esto conlleva.

Y ojo, ni así, con más pruebas, habría garantía absoluta de que los contagios desaparezcan.

Vivimos en tiempos cambiantes y altamente desafiantes. Adaptación y readaptación, voluntad y disposición como puntos clave para establecer criterios que nos permitan seguir adelante. Redoblar esfuerzos y no bajar la guardia.

Nadie sabe si mañana el virus muta o desaparece. Cada día parece todo más complicado.

Dejemos de jugar al meme de "Spiderman" que señala a otro "Spiderman" sin que exista de por medio una solución convincente. Caer en el "fuiste tú, no, fuiste tú", no nos llevará a nada.

Expuestos estamos todos y el esfuerzo debe ser conjunto. De nada sirve que un club haga cuatro pruebas semanales si el jugador sale de fiesta y se expone a un contagio.

Entendamos dónde estamos. Dejemos de elucubrar tonterías y evitemos que las teorías de conspiración nos confundan más de lo que ya estamos.