FutbolFeed

@CARLOSLGUERRERO

·
2 min
A
A

Tigres durmió al Tigre

Lo mejor que pudo pasarle a Tigres fue estar abajo en el marcador. De otra manera no sé qué hubiera pasado. Cuando sintió la obligación de sacudirse el estado de shock fue cuando más intensidad le puso al juego.

Hombres clave, Reyes por el servicio que le puso a Gignac, Gignac por ser ese atacante demoledor que jamás se achica y Salcedo que, cuando deja la granada en casa, es capaz darle soporte a todo un equipo.

Ya con la ventaja, Tigres siguió siendo Tigres. Aplicó la de siempre. Adormecer al rival en lugar de rematarlo dejando la sensación de que pudo haber hecho más.

Primera prueba, superada. Viene lo bueno (y lo difícil).

ES LO QUE HAY

El último fichaje del América viene a confirmar lo que todos sabíamos desde hace tiempo. No hay dinero. La afectación económica comienza a tener consecuencias mucho más notorias.

Basta ver lo que están batallando los propietarios de los clubes por intentar mantener a flote a sus equipos.

El hecho que América, el todopoderoso América, fiche como últimamente está fichando, es la prueba inequívoca de dónde estamos parados como Liga.

Atrás, muy atrás quedaron aquellos tiempos donde era posible hacer un esfuerzo considerable para traer a figuras de renombre. "Piojos" López, Zamoranos... Hoy, imposible.

Si el modus operandi de un equipo solvente como América ha cambiado dramáticamente, imaginen lo que sucede con el resto quitando a Tigres y Rayados.

Lo de Álvaro Fidalgo es el claro ejemplo de que ya no se contrata lo que se desee sino a lo que se pueda, lo que esté al alcance, lo que no ponga en peligro las finanzas y lo que no se salga de presupuesto. Si es un préstamo, qué mejor. Comprar ya no es necesariamente la mejor opción (porque no alcanza o porque es demasiado el riesgo).

Hoy son otras las alternativas en el mercado las que ayudan para poder subsistir. Préstamos, devoluciones, intercambios.

En estos tiempos la apuesta es traer producto de bajo costo con la esperanza de poder venderlo caro. Que el "refuerzo" funcione y que termine por ser tentación para muchos.

Dicen que hay que darle el beneficio de la duda al ni tan joven Fidalgo (23 años). Confieso que estoy un tanto harto de tantos beneficios de la duda que últimamente tienen que otorgarse cada vez que llega a nuestro futbol alguien de pocas o nulas credenciales. Pero también entiendo cómo está la situación. El problema es que no sé si eso lo comprenda el aficionado.

Que a Pumas venga el panameño Gabriel Torres, que ha vestido 15 camisetas, que nunca logró consolidarse en ningún equipo y que está a años luz de ser un refuerzo que emocione, confirma que la industria vive uno de los peores momentos.

Bueno, hasta Cruz Azul que en su cultura del fracaso encontraba el negocio perfecto para llenar más las arcas, ha apostado por Alexis Peña. ¡Alexis Peña! Todo está dicho. Así que paciencia.