FutbolFeed

@CARLOSLGUERRERO

·
2 min
A
A

Escritorios MX

Soy de los que piensa que, en efecto, América se equivocó. Que técnicamente falló (nadie puede negarlo). Pero hasta ahí. Lo que sucedió no es para satanizar a la institución o para hablar de engaños, amaños y trampas.

Considero que todo se trató de una mundana omisión, de una distracción y no de un acto de alevosía o deslealtad para tratar de sacar algún tipo de ventaja deportiva.

Ahora bien, siendo puristas, políticamente correctos, serios y formales, América tendrá que atenerse a las consecuencias que dicte el reglamento por el yerro de no haber registrado a Viñas en el partido ante Atlas. Ni hablar.

Atlas está en todo su derecho de reclamar. Por ello es que presentó ante la Comisión Disciplinaria una carta de inconformidad con relación a la alineación indebida, pidió que se investiguen las acciones y que se aplique el reglamento de competencia.

Me sigue haciendo ruido eso de "alineación indebida" puesto que Viñas no jugó un solo minuto, pero reglamentos son reglamentos y deben cumplirse. No es cuestión de enfoques o interpretación.

No me parece agradable que se intente ganar en un escritorio lo que no se pudo ganar en el terreno de juego, pero también puedo entender la postura del equipo rojinegro. Hoy en día no hay institución con escenario más desfavorable que Atlas.

Las jornadas pasan, los puntos requeridos no llegan y la quema en la tabla de porcentaje sigue siendo latente. A estas alturas, cualquier rama sobre la corriente del río es una esperanza de salvación. Hay que aferrarse de donde sea.

Atlas está en modo supervivencia. Es absolutamente entendible que deba buscar cualquier mecanismo para evitar la caída y ganar algo de lo perdido aunque sea a través del desacierto ajeno y no del logro propio. No es lo mejor deportivamente hablando pero hoy su batalla ya no solo es perseguir una pelota sino hacer hasta lo imposible por evitar el severo castigo económico antes llamado descenso.

Sinceramente no me gusta cuando aparecen este tipo de situaciones. No le hacen bien a la imagen de la Liga MX. Generan confusión y se presta a todo tipo de comentarios. En la mayoría de las ocasiones, infundados y escasamente argumentados. Todos en la industria salen perdiendo. La percepción no es de transparencia sino de manejos enrarecidos cuando la realidad es que nuestro futbol mexicano, considero, es limpio.

Sirva todo este embrollo para mejorar los sistemas al momento de cargar información por parte de los clubes. No podemos dar dos pasos atrás cuando se deben dar hacia al frente en cuestión de tecnología. Que desarrollen un software más especializado y punto.

Que se cumplan los reglamentos, que América muestre su grandeza cumpliendo lo que tenga que cumplir y que Atlas gane más partidos en la cancha y menos fuera de ella.