FutbolFeed

@CARLOSLGUERRERO

·
2 min
A
A

Funes Mori y el quinto partido

Por enésima ocasión se habla de la posibilidad de que Funes Mori pudiera convertirse en jugador de Selección Mexicana.

La idea suena bien y la verdad resulta muy atractivo el simple hecho de imaginarlo vestido de verde acompañando en el ataque a "Tecatito" y "Chucky" Lozano, tomando en cuenta que no sabemos cuándo podrá volver Raúl Jiménez.

Un jugador de las condiciones de Funes Mori, probado, jerárquico y, sobre todo, con gol, no sobra. Pero... ¿y luego?

Siento que nos seguimos desgastando en un tema que no arrojará cambio alguno para el futuro.

En el hipotético caso de que sus papeles le otorgaran luz verde al seleccionador nacional para una posible convocatoria y que Martino quisiera llamarlo y/o probarlo, ¿qué estaríamos solucionando en realidad? Poco o nada.

Más bien estaríamos resolviendo una urgencia ante la ausencia de atacantes por la lesión de Jiménez, el compromiso de Macías con la Selección Preolímpica y la baja de juego de Hernández, pero no estaríamos haciendo nada por establecer un plan que nos permita consolidar un proyecto de cara al 2022 y 2026 en la posición de "9".

El debate no pasa por llamar o no llamar a Funes Mori, el debate debería ser, qué se está haciendo mal como para volver a recurrir a una solución emergente como la de un jugador naturalizado.

Y ojo, no tengo nada en contra de ellos. El pasaporte y la calidad, es lo único que debemos tomar en cuenta. El tema es que nuestra Selección ya ha transitado por esta ruta y no pasó absolutamente nada.

¿Mejoramos con los llamados de Vuoso, Leandro Augusto, Guillermo Franco, Sinha, "Chaco" Giménez, Lucas Ayala, Gabriel Caballero y Damián Álvarez? ¿Crecimos? ¿Llegamos más lejos?

Dicen algunos que sirve para mejorar la competencia interna. ¿Cuál? Normalmente son convocados los de siempre. ¿Ustedes creen que el futbolista mexicano se creció en orgullo y evolucionó a partir de que algunos naturalizados recibieron la oportunidad? ¡Para nada! Nos quedamos donde mismo.

Mientras el futbol mexicano siga estancado en debates estériles como el de Vela (si debe volver o no) o el de Funes Mori, no iremos hacia ninguna parte.

Sería mejor hablar de que no hay opciones. Eso debería ser lo preocupante. Ahí es donde tendría que centrarse el debate.

Generar soluciones para los juegos de "pasado mañana" nos dejará en el lugar de siempre.

Pensar que un solo jugador hará la diferencia es no entender dónde estamos parados. Creer que rogarle a Vela o darle oportunidad a Funes Mori nos llevará al quinto partido, es no tener idea de nada.

Hay poca visión para el mediano y largo plazo.

Somos especialistas en tapar baches, pero no especialistas en trazar nuevos caminos cuando la historia nos ha reiterado una y otra vez que hay carreteras que tendrían que reconstruirse por completo.