FutbolFeed

@CARLOSLGUERRERO

·
2 min
A
A

El tren de las críticas

El tren más rápido del mundo es el Magreb de Shangai, que alcanza velocidades de 431 km/hr haciendo uso de la levitación magnética.

En temas de aviación, la nave comercial más rápida del planeta es el B787. Alcanza una velocidad crucero de 913 km/hr y una velocidad máxima de 1,248 km/hr.

Pues a esas velocidades de escándalo es como viajan nuestras críticas. No conocemos las medias tintas ni los puntos de equilibrio. Al criterio lo metemos en una valija y lo zarandeamos con total desparpajo llevándolo de polo a polo.

Cuando se trata de futbol o de algún otro deporte que nos apasione, hacemos volar nuestros argumentos de extremo a extremo, casi a la velocidad de la luz. Checo Pérez en las pruebas no servía y luego de su quinto lugar es el número uno de todos los tiempos.

Hasta hace unos meses, Gerardo Martino era el hombre indicado, el que nos llevaría a ese quinto partido que se ha convertido en algo más que obsesión. Luego de los partidos ante Holanda y Argelia decíamos que Martino era el mejor seleccionador que ha tenido nuestro representativo porque sus formas habían sido las más sensatas.

Pero ahora que México perdió ante Gales, hay quienes se formulan si verdaderamente es el tipo de entrenador que la Selección Nacional requiere para dar el salto de calidad. Y todo por las incongruencias de llevar a cuatro porteros, sólo a dos atacantes y por dejar en casa a Ormeño.

Con el periódico del lunes en la mano (qué fácil) cuestionamos a Gerardo Martino del planteamiento, de los ensayos, del parado y hasta de las improvisaciones en su esquema por la ausencia puntual de algunos jugadores.

Se perdió; pues entonces es ya casi tan terco, necio y malo como su antecesor, dicen los furibundos analistas de sofá que no conciben cómo es que Lozano jugó de "falso nueve".

El mal funcionamiento ante Gales no sólo tuvo que ver con Martino. Muchos de los que iniciaron estuvieron lejos de alcanzar su mejor versión. Orbelín nunca se acomodó, "Chucky" no pudo retener suficientes balones para darle tiempo a Corona y Pineda de llegar por los costados, y Herrera siendo intermitente aportó poco cuando debió ser el hombre fuerte en medio campo.

México mal en lo individual y en lo colectivo, pero de ahí a pensar que el proceso de Martino genera dudas, ¡por favor! Es justo en este tipo de compromisos donde el seleccionador puede realizar ciertos experimentos. Y más, cuando ha sido un tipo que ha mantenido una clara consistencia buscando la consolidación de un estilo.

No seamos tan extremistas. No vayamos del blanco al negro sin detenernos unos cuantos segundos en la escala de grises para pensar mejor las cosas.

Entiendo que se jugó ante uno de los futbolistas más rápidos de la historia como lo es Gareth Bale (36.9 km/hr) pero no es para que polaricemos todo del 0 al 100 por un resultado adverso en un amistoso.