FutbolFeed

@CARLOSLGUERRERO

·
2 min
A
A

El 'Guedismo' se va

La realidad es que le dieron todo y el proyecto nunca cuajó.

La mayoría de los ingredientes que requirió le fueron facilitados y aún así, el postre de Pablo Guede nunca alcanzó una calificación aprobatoria o la certificación necesaria para poder ser servido en lugares donde se pagan grandes cantidades por menús de calidad gourmet.

Guede, desde su llegada a México, siempre se caracterizó por buscar una buena filosofía de juego. Su trabajo en Monarcas fue tremendamente aceptable. Logró darle a su ex equipo un sello particular. Sabíamos a lo que jugaba.

De un sistema atrevido, basado en el buen control de pelota, salida inteligente y posesiones largas en medio campo para luego contrarrestar; las formas de Guede convencieron a la mayoría en tierras donde lo que impera es el temor a la derrota y donde muchas veces, lo último que importa, es agradar a la tribuna.

Con Xolos, Pablo Guede nunca encontró el rumbo ni la cantidad de partidos ganados suficientes como para llenarse de confianza, mantener su proyecto y continuar con el atrevimiento como común denominador en su esquema táctico.

Los resultados mandan y más en torneos tan efímeros como los nuestros. Tuvo tiempo, le llevaron lo mejor de Querétaro, pudo elegir a los que quería, optó por las promesas de Gallos, por algunos consolidados y nada.

Pero el caso de Guede es de estos donde a pesar de haber pasado ya por dos instituciones, nadie vería con malos ojos su llegado a otro equipo. Aunque se va, la puerta no la cierra y nadie se la ha cerrado en México.

Sinceramente, me gustaría ver a Guede con otro equipo mejor confeccionado y quizá, con mayores obligaciones.

Tal vez ahí, en ese tipo de escenarios, Pablo podría cocinar mejor su futbol, sus platillos y sus postres para endulzar a los aficionados.

MULTIPROPIEDAD

Una de las grandes razones por las cuales no se ha logrado erradicar la tan satanizada multipropiedad, es la falta de inversionistas en el futbol mexicano.

Desde hace mucho tiempo siguen siendo los mismos de siempre. La realidad es que no hay, no existe una larga fila de aspirantes formados esperando turno para ser aceptados en nuestro mundillo y menos, en tiempos donde los bolsillos están más vacíos que llenos.

Lo de Necaxa comienza a cobrar forma. Inclusive un comunicado oficial, ha agrandado la ilusión de sus aficionados al saber que su equipo está cerca de atraer nuevos inversionistas para fortalecer el proyecto.

En caso de que esto logre llegar a buenos términos, quiero pensar que por fin Necaxa podrá conformar buenos equipos con el mismo modus operandi que tan buenas finanzas les ha arrojado hasta hoy, pero ya sin la necesidad de vender a la primera de cambio a sus mejores prospectos.

Siendo así, los Alvarado, Puch, Fernández, Quiroga, Lichnovsky, Dávila y Baeza, entre otros, podrían permanecer más tiempo y luchar por lo deportivo; y Necaxa, no sólo por lo económico.