FutbolFeed

@CARLOSLGUERRERO

·
2 min
A
A

Recuperación y Clásicos

Después de muchas semanas donde Chivas dormitó plácidamente en una cómoda hamaca mientras su afición le susurró al oído cantos de cuna, los jugadores por fin decidieron salir del suave cobijo para despabilarse y despertar.

Y vaya que han abierto los ojos. ¿Tarde? Sí. Pero a pesar de todo, increíblemente siguen estando a tiempo para llegar a la cita importante llamada Liguilla. Aunque esta vez, tendrán que hacerlo por otra ruta; por la vía de la repesca. Nada que no conozcan.

Es cierto que en cuanto a argumentos, Chivas sigue estando lejos, muy lejos de ser un equipo convincente en cuanto a funcionamiento. Pero siempre se estará más cerca del punto óptimo en la medida que los resultados positivos acompañen. Iniciar una semana con el respaldo de un triunfo, lo cambia todo. Y Chivas liga tres partidos ganados. Qué mejor bálsamo para poner los músculos y las ideas a punto.

Ante Atlas poco futbol, pero con coraje y tesón, eso que nunca debe faltar, eso que jamás debe negociarse, lograron sacar la victoria ante quien tienen prohibido perder después del América.

Mucho roce y conceptos poco claros. Faltó sabiduría en la cancha. Aún así, nadie puede descartar al Guadalajara. Dudo que le alcance para hablar de un título pero puede, con ese plantel, darle pelea a quien sea. Hay camisetas que pesan, que espantan a los rivales, que presionan arbitrajes y la de Chivas, es una de ellas.

Duele que siendo Chivas un equipo de tanta jerarquía y de semejante popularidad, una vez más deba depender de la parte de consolación que otorga el sistema de competencia. Con ese equipo, permanentemente debería estar peleando los cuatro primeros puestos. Más abajo de esas posiciones, debería ser algo inadmisible para jugadores, cuerpo técnico, directiva y afición.

No me agrada que el Guadalajara se esté acostumbrando a los caminos libres, empedrados, sin alumbrado y no a las autopistas de cuota.

Respecto al resto de la jornada, me agrada que todos han ido pagando las deudas que dejaron al arranque del torneo cuando la falta de gol era el común denominador. ¿Recuerdan cuánta especulación había y cuántos insípidos empates hubo en las primeras jornadas? Partidos de bostezo. Ahora, goles, más emociones y hasta volteretas. De esas que atrapan al televidente, de esas que generan conversación y que reabren las puertas de la pasión.

Hablando de pasión. Quedó claro que hoy por hoy, el Clásico Regio es el que más pizcas tiene de este ingrediente tan necesario para cocinar un partido de alarido.

No es que aplauda los conatos de bronca, pero en ocasiones es bueno recordar que aún existe amor por los colores e interés por la victoria a costa de todo.

Que le digan a los jugadores de Tigres cada cinco minutos que "Tuca" Ferretti se irá al terminar el torneo, quizá ésa sea la receta para salir del reposo y dejarlo todo.