FutbolFeed

@CARLOSLGUERRERO

·
2 min
A
A

Prendan la estufa

Aún pueden percibirse estelas celestes por doquier. Cada vez veo más camisetas de Cruz Azul hasta en los rincones más inhóspitos y alejados. Y, estoy seguro, será un sano efecto que perdurará durante mucho tiempo. Si el amor hacia unos colores tan alejados de sus propias vitrinas durante tantos y tantos años nunca se consumió, nunca se evaporó a falta de títulos, imposible que se desmorone la ilusión ahora que volvieron a encontrar la llave que estuvo extraviada por décadas.

Sin embargo, a veces el futbol es un tanto injusto. Ya los reflectores no necesariamente siguen encima de todo aquello que tenga que ver con Cruz Azul. Ahora apuntan hacia otros lugares. La conversación comienza a cambiar. Hemos llegado a ese inquietante momento donde los voraces rumores se disparan y donde son más fuertes que cualquier confirmación oficial. Son los tiempos que saben distinto, ese llamado "futbol de estufa" que no se juega en la cancha sino en la mente de cada aficionado, en las charlas de café o en el vértigo de las redes sociales.

Entre posibles fichajes, falsos rumores y anuncios oficiales, el futbol mexicano reactiva el interés y reaviva su esencia. Entra en escena el futuro inmediato como un tiempo verbal en rol de personaje protagonista. El presente pierde fuerza y el pasado ha quedado atrás para la punzante prisa con la que vivimos. Ya no todo es Cruz Azul por más camisetas que se puedan observar desfilando por las calles con harto garbo y presencia.

León volvió a dar la nota. Una vez más dio cátedra de cómo deben hacerse las cosas de acuerdo a los tiempos digitales en los cuales estamos inmersos. El anuncio que hizo para oficializar la llegada de Santiago Ormeño generó comentarios por la forma en cómo se hizo y no sólo por quién es el hombre que llega al equipo. No está mal. De alguna manera se le resta presión al futbolista, no lo atosigan antes de verlo jugar de verde.

Llegará el día en que de Ormeño se hablen otras cosas. Por ahora, ha sido una gran estrategia. Mismo caso con Omar Fernández. Gran fichaje por cierto.

América también dio la nota con la llegada de Miguel Layún, y Layún la dio a través de sus portales y cuentas personales. Digamos que ambos supieron alimentarse del momento y aprovechar el impacto para posicionar sus respectivas marcas.

Querétaro también lo ha hecho. Ha anunciado el fichaje de Nico Sánchez, el cual me parece fantástico para un equipo que requiere de una reestructuración inmediata. Nico tiene aún mucho que aportar.

Y qué decir de Bravos de Juárez. Al futbol mexicano le viene de maravilla que otro proyecto haya rescatado la exitosa fórmula de Garza-Ferretti para un equipo que pretende dejar atrás las medianías. Por el simple hecho de ver al "Tuca", Bravos ya va ganando uno a cero sin haber jugado un solo partido. Se habló de ellos lo que nunca se había hablado.