@FELIXATLANTE12

miércoles 2 dic. 2020

'Chicote' Calderón, a ver qué sale

"No me tenía confianza, pero al final sí dije: Chingue su madre, a ver qué sale... y sí, se dio un golazo...". Estas fueron las palabras emitidas durante una entrevista con el canal oficial de Chivas, del futbolista más determinante de los Cuartos de Final, que hoy brilla en el equipo más popular de México: Cristian "Chicote" Calderón.

No se tenía confianza y clavó su disparo en el ángulo durante el partido de ida. No se tenía confianza y a los 15 años decidió irse a probar suerte lejos de casa, a una Tercera División en Los Altos de Jalisco. No se tenía confianza y hoy es un pilar de Chivas. No se tenía confianza y en menos de 3 años, transformó su realidad de cargar ladrillos y leña, a cristalizar el sueño de ser futbolista de Primera División. No se tenía confianza, y "chingue su madre", en este mismo 2020 llegó a Chivas y le anotó al América (y a uno de los mejores porteros mexicanos de la historia) 1, 2 y 3 extraordinarios goles en 2 partidos, para superar los Cuartos del Guardianes 2020.

El "Chingue su madre, a ver qué sale", ha sido una actitud muy, pero muy mexicana, incluso desde 1520, cuando Hernán Cortés dividió a los indígenas en su intención de conquistar Tenochtitlán... hubo quienes pensaron: "chingue su madre, vamos a combatirlos, por invasores", y hubo quienes reflexionaron (como La Malinche): "Chingue su madre, vamos a echarles la mano, a ver qué sale".

La expresión, patentada en esta ocasión por el "Chicote" y utilizada bajo la sensación de incertidumbre, aplica cuando el arquero sube a rematar en el último tiro de esquina, pero también cuando el migrante decide cruzar la frontera con enorme adversidad, o cuando cambiamos de trabajo, o de residencia, o de pareja o de dieta, o de bebida a la mitad de la fiesta... "Chingue su madre, a ver qué sale", porque si resulta conveniente o satisfactorio, valió la pena arriesgar, pero si al final se convierte en una mala decisión, se contempla desde antes la posibilidad de corregir o enmendar.

Alguien muy allegado a Calderón me dijo: "El 'Chicote' salió del barrio, pero el barrio nunca salió del 'Chicote'", para definir a un muy buen futbolista de 23 años que, así como se sube al escenario a cantar y le duele la panza al día siguiente, la pone en el ángulo y altera a los millones y millones de aficionados Chivas.

Un joven que así como hace lo humanamente posible para darle gusto a su padre y ser transferido a Chivas, regresa a su casa en Tepic, solo para probar la comida de su madre, un jugador que prioriza la dedicatoria a su esposa embarazada, sobre los 43 años que pasaron antes que otro futbolista de Chivas anotara 2 goles en un Clásico de Liguilla.

Si el "Chicote" no se tenía confianza en ese primer partido en el Estadio Akron, antes de anotar, definitivamente se la tuvo, por partida doble, en la vuelta en el Estadio Azteca.

Chicote: Chingue su madre, usted tire, porque lo que sale de esa pierna izquierda sacude a millones de paisanos, y eso es suficiente para tomar el riesgo.