@FELIXATLANTE12

miércoles 23 dic. 2020

América en busca de la persona y el personaje

El que atiende cada llamada, el que responde cada mensaje, el que participa, el que apoya, el que se solidariza, el que se da tiempo prácticamente para cada solicitud.

Pero también el que trabaja incansablemente, el que improvisa durante el partido, el que ajusta, el que resuelve y el que contagia a sus futbolistas con la entrega que enorgullece a sus seguidores.

Miguel Herrera es, como muy pocos, persona y personaje, la combinación ideal pero arriesgada en estos tiempos, para una personalidad tan mediática como el Piojo.

No existe, no hay dentro del futbol mexicano persona o personaje que polarice más hoy en día. Nadie divide tanto, nadie es tan apoyado, pero tampoco nadie es tan golpeado por la crítica.

Pocos días después de su renovación de contrato con América, Miguel ha sido cesado. Razones deportivas no faltaron, pero tampoco extra deportivas: combinación letal para el director técnico del América, se llame como se llame. Había motivos para salvarle, pero también para condenarle: 60% de efectividad, tres títulos y dos Finales de Liga en tres años y medio: nada mal para un equipo tan popular que ha pasado por periodos de triste abstinencia en su pasado reciente y que se vio altamente beneficiado por la llegada de una persona, pero también de un personaje atinado.

La directiva del América tomó la decisión de finalizar su relación laboral con Herrera y lo dio a conocer mediante un comunicado que, extrañamente, incluye más de lo que estamos acostumbrados a leer institucionalmente: "Agradecemos al hasta hoy Director Técnico su entrega y dedicación. Sin embargo, los resultados que se han obtenido en lo deportivo y actitudes dentro de la cancha, no cumplen con la grandeza de la Institución, ni son los que espera la directiva del Club...". Tras lo anterior, Miguel respondió con la clase que también le caracteriza: "Agradezco al Club América su apoyo incondicional en todo momento... Durante estos tres años y medio siempre recibí muestras de cariño hacia mi persona y mi cuerpo técnico... quedo infinitamente agradecido con la afición americanista... a veces fracasé en el intento, pero ustedes me motivaron para seguir adelante y lograr los objetivos...".

Se justifica la salida del experimentado entrenador en el América, pero para saber si se entiende, sería necesario bucear en los detalles finos, que probablemente le favorecen al hoy ex técnico de las Águilas. A Miguel no le faltarán ofertas de trabajo en el futbol mexicano y probablemente en el exterior, la pregunta es si América será capaz de localizar a un director técnico que le proporcione tanto como Miguel en sus dos etapas. Técnicos de alto nivel hay muchos, mediáticos también, que obtengan resultados a corto plazo, probablemente... ocurrentes, adaptados y carismáticos ni se diga. Pero la pregunta es si América puede conseguir a la persona y al personaje que decidieron despedir, por razones que con voluntad, eran salvables.