FutbolFeed

@FELIXATLANTE12

·
2 min
A
A

El debut de Emanuel Montejano

"Debutar, debuta cualquiera... mi mamá, mi tía, mi sobrino... ¡¡¡Cualquiera!!! Pero jugar 30, 40 partidos de titular en Primera División, ya no es para todos ¿Eh?"... Palabras sabías y crudas de La Volpe que repetía una y otra vez a los novatos, palabras que se quedan grabadas por años y que retumban en la cabeza cada vez que un nuevo futbolista deslumbra en su debut.

Debutar en Primera División es una ilusión, una meta y un sueño de todo aquel que pretende convertirse en futbolista profesional.

Sin temor a equivocarme, puedo asegurar que muchas veces, cada prospecto, visualiza el momento de ese debut, que por lo general se prepara con muy poca anticipación... a veces días, a veces horas y a veces segundos, como le sucedió a Emanuel Montejano, de Pumas, en la Jornada 2 ante Mazatlán.

Corrían apenas 15 minutos del encuentro, cuando Juan Dinenno, sufrió un desgarro. En esos minutos en que los suplentes apenas se acomodan, el técnico Lillini llamó al debutante Montejano para ingresar (no para calentar) con la ventaja 1-0.

Pocos minutos necesitó para adaptarse y, entrada la segunda parte, sirvió con el pecho para su compañero Carlos Gutiérrez, quien convirtió el segundo gol.

Eso no fue todo: muy atento, al minuto 70, tras el cobro de un tiro de esquina, Montejano aprovechó un rebote para rematar, con una barrida, muy pegado al poste de Vikonis y decretar el 3-0.

A partir de ahí, conocimos su historia: campeón del mundo infantil en karate, llegó a los 13 años a Pumas, Lillini lo tenía en la mira desde hace tiempo, perdió a su madre y, en la semana de su muerte, no dudó en ponerse los zapatos de futbol para jugar ese mismo domingo.

Historias de debuts que superan la ilusión que por años desarrolló el jugador, hay muchas, pero también se cuentan por montones aquellos que rápidamente se esfumaron.

Pienso, por ejemplo, en Julio La "Momia" Gómez, como un caso extraordinario de un chico que, de la noche a la mañana, no solamente dejó el anonimato, sino que se convirtió en famoso (FAMOSO) con todas sus letras en una sola jornada de la Copa del Mundo Sub 17, en 2011. El Balón de Oro de aquel Mundial realizado en México, debutó en Pachuca ese mismo año, pero su carrera se escurrió entre sus propias manos en muy poco tiempo: 16 juegos de Liga en Primera División (9 con Pachuca, 7 con Chivas), ninguno de titular. Equipos de Ascenso hasta 2019 y nada más.

Emanuel Montejano ha vivido un debut por encima de lo soñado, está en sus manos continuar por el camino que muy bien ha trazado o dejarse marear por la enorme cantidad de halagos que ha recibido.

Hoy, más que nunca, vale la pena recordarle aquellas palabras que tanto fastidiaban: "Debutar, debuta cualquiera, pero no todos juegan 30 o 40 partidos de titular en Primera División".

Ojalá vaya por eso y mucho más.