FutbolFeed

@FELIXATLANTE12

·
2 min
A
A

La gira de México

Ni uno es tan bueno o tan malo como su último resultado, ni ganar es lo único, ni nadie es indispensable. En efecto, ninguna de las anteriores, pero después de ver lo que ha padecido el Tri en esta fecha FIFA, llegamos a la conclusión de que hay posiciones dentro del terreno de juego que requieren de un oficio muy específico, y una de ellas es el centro delantero. No importa la cantidad de goles que un atacante consiga, importan en realidad las funciones que es capaz de lograr: retención de balón, atracción de oponentes, generación de espacios, remates a portería y presencia de área.

México ha finalizado su tercera gira europea en un año de manera accidentada, pero útil. Con la pésima fortuna de no contar con un centro delantero nominal, el equipo del "Tata" Martino encaró dos partidos complejos.

Ante rivales de características muy distintas, México fue incapaz de resolver el conflicto que significó Gales, a quien le generó una sola opción clara de gol, en los pies de quien apareció, justamente, como eje de ataque: Chucky Lozano. Pero para el partido contra Costa Rica, y ante la confirmación de que no se podía contar con Alan Pulido ni Henry Martín, Martino decidió ubicar a Rodolfo Pizarro como centro delantero, pero el funcionamiento no cambió: México fue incapaz de inquietar a Keylor Navas durante todo el primer tiempo.

El porcentaje de efectividad de Martino en la Selección Mexicana era del 88%, en 23 partidos antes de este encuentro, con únicamente dos derrotas. No se podía dar el lujo de bajar tan altos números ante Costa Rica, que por cierto no vence a México desde el 2013.

Todo se volvió más complejo al iniciar la segunda parte, ya que los ticos dominaron con mucho peligro. Pero fue hasta que llegaron los cambios mexicanos, más la enorme determinación que mostró cada uno de los cuatro suplentes, que se dio la transformación radical. Tanto Héctor Herrera, como Diego Lainez y Efraín Álvarez se adueñaron del medio campo, pero sobre todo la enorme revolución que Orbelín Pineda provocó, fue lo que incrementó las llegadas, aproximaciones y opciones de gol que en el minuto 89 se vieron reflejadas con la anotación que marcaría la diferencia.

Ronald González, director técnico de Costa Rica, vive una enorme crisis al no lograr una victoria desde 2019 ante Curazao. Desde ahí, ocho partidos y una base de jugadores que viene desde la Copa del Mundo del 2014, con seis veteranos.

Costa Rica se encuentra en serio peligro de no asistir a la Copa del Mundo si continúa con la misma tendencia, mientras que México tiene hoy muy claro que, incluso con "Chicharito", es fundamental contar con un centro delantero en la cancha. Porque quizá el Tri es tan bueno como este último resultado y quizá el "Tata" Martino obtiene mayores conclusiones sin el marcador a favor, pero su centro delantero es indispensable.