FutbolFeed

@FELIXATLANTE12

·
2 min
A
A

Las 'nuevas' faltas de los porteros

Corría el minuto 67 del partido entre Bravos de Juárez y Atlético San Luis, de la jornada 14 en este Guardianes 2021. Con el marcador 2-0 a favor de Juárez, llega un centro desde la derecha a segundo poste, el arquero Iván Vázquez Mellado sale a disputar el balón con Ramiro González, quien alcanza levemente a conectar el balón con la cabeza y éste prácticamente se sigue de largo. El defensa argentino se queda tirado y, tras detener el partido, el árbitro Jorge Antonio Pérez Durán es notificado por el VAR de que existe un probable penal, en una jugada tantas veces vista durante la inmensa mayoría de los partidos... y tantas veces considerada un choque lógico de la disputa por un balón.

Penal. Después de una larga espera: penal.

Una semana antes, durante la jornada 13, le fue señalado un penal a Nicolás Vikonis por una salida tardía, en la que no había duda ni discusión: arrolló al atacante de Puebla, Amaury Escoto. Este es el antecedente que puso en alerta al arbitraje mexicano y que sin duda influyó en el señalamiento de Pérez Durán en contra del arquero de Bravos.

La regla 12 dice: "Se concederá tiro libre directo si, a juicio del árbitro, un jugador comete una de las siguientes faltas contra un adversario de manera imprudente, temeraria o con uso de fuerza excesiva: cargar, saltar encima, dar una patada (o intentar), empujar, golpear o intentarlo, poner zancadilla, hacer una entrada o disputarle el balón..."

La redacción de la regla es clara y la jugada en la que por cierto, termina expulsado Nicolás Vikonis, es inobjetable. La distorsión llega cuando, al revisar las jugadas en la Comisión de Arbitraje, se hace énfasis en el señalamiento de esas faltas que regularmente no se sancionaban, por lo que, de inmediato, los árbitros acatan y caen en el absurdo de señalar faltas como el señor Pérez Durán quien, además, se tomó 6 minutos antes del cobro de dicho penal que, para su fortuna, no incidió en el resultado final.

Desgraciadamente el señalamiento de este tipo de faltas es un caso que se repetirá durante un tiempo, como sucedió en su momento con los "cortes de manga", que incluso fueron sancionados con tarjetas rojas, pero que hoy casi ningún árbitro castiga.

Distancia, velocidad, efecto (chanfle), altura del servicio, cantidad de gente debajo del balón, saltos delante del portero e intenciones del rematador.

La cantidad de factores que inciden en un centro y que debe contemplar el arquero, son demasiados, como para que simplemente la evaluación arbitral se limite a: "si hay contacto con el rival y no llega al balón, es falta del portero".

Un centro no solamente se compone de rematador - balón y portero. Por lo mismo, el criterio debe ser mucho más amplio que llegar o no al balón.