@AldoFariasGzz

lunes 14 dic. 2020

Dos historias y un campeón

Voy llegando al estacionamiento de Televisa Chapultepec, donde me reciben cuatro compañeros con su playera de Pumas.

Seguro seguro que muchos de ustedes piensan que todos en Televisa le van al América, y la verdad es que seguro seguro que son mayoría, pero hay suficiente oposición como para armar la polémica futbolera.

Desde mi percepción, Pumas representa la principal opción para el América demostrándolo cada semana de Clásico Capitalino, o cada que los de la UNAM andan peleando Finales.

Esta última situación es justo la que vivíamos. Aficionados a los Pumas orgullosos por la buena temporada contra los pronósticos que han tenido los suyos sobre todo por la histórica remontada que le armaron al Cruz Azul.

Lamentablemente no todas las grandes historias en el deporte tienen un final feliz.

Basta recordar al espectacular Atlas de La Volpe, la pirotécnica aplanadora rayada de Mohamed, el Toros Neza de Enrique Meza o el Celaya de Butragueño y compañía.

Ser uno de esos perdedores consentidos fue justo lo que el León de Nacho Ambriz evitó en esta Final del Torneo Guardianes 2020.

Hemos tenido varios monarcas en los últimos años, pero desde hace mucho no teníamos alguno que dejara tan claro quién es el que mejor juega en la Liga.

Nacho Ambriz armó un equipo lleno de jugadores con revancha. Le brindó segundas oportunidades a Fernando Navarro, quien pasó de ser catalogado un carrilero de relleno a un futbolista completo de Selección Nacional, tomó a Pedro Aquino que nunca pudo convencer al dueño de su carta para hacerlo un hombre seguro en medio campo, asumió el riesgo de llevarse a Steven Barreiro que venía de experiencias amargas en Pachuca y Atlas, en su momento confió en José Juan Macías que venía con "mala fama" de las Chivas y por último transformó a Ángel Mena de la decepción de un torneo al MVP de otro.

Vamos tarde para reconocerlo como uno de los mejores técnicos mexicanos. Le poníamos como traba que era un técnico aburrido y nos puso a uno de los equipos más divertidos de los últimos años, lo atacábamos por defensivo y este León es un bufet ofensivo. Por último, también subestimábamos su personalidad y liderazgo, pero después de ser el guía de este grupo de jugadores eso también ha quedado enterrado.

Se supo que Nacho Ambriz pasó por las mesas directivas de Rayados, Tigres y Cruz Azul. El mercado pocas veces se equivoca y en este caso tres de los equipos más poderosos ya le habían brindado el reconocimiento de considerarlo sin haber conseguido el título.

Aún pueden ir por él, sólo que ahora les costará más caro.

Si Ambriz ha sido el mejor técnico de las últimas temporadas, Lillini debe ser considerado el mejor del torneo por ser el que hizo más con menos.

Dos grandes historias, pero sólo una puede terminar feliz.