@AldoFariasGzz

jueves 31 dic. 2020

Transformación

Y de repente el América se vio en la retadora situación de conseguir entrenador a unos días de arrancar el torneo.

No vamos a decir que las cosas cambiaron de la noche a la mañana, pero es justo decir que la situación en el banquillo americanista se deterioró aceleradamente en los últimos meses.

Espero recuerden que hasta hace algunos meses la directiva americanista había firmado a Miguel Herrera con un contrato a largo plazo estilo el que "Tuca" ha tenido con Tigres en la última década.

Desde fuera, parecían el matrimonio perfecto; pocos entenderían tan bien el tema de la identificación con el americanismo como el "Piojo", y estaba enfilado para ser el mejor técnico en la historia del club.

Adentro la realidad era que el personaje del "Piojo" cada día se parecía menos al técnico que los directivos imaginaban como el ideal para gestionar al club más grande de México.

Difícil de imaginar el cambio cuando en todos los torneos, menos el último, te había llevado a la ronda de Semifinales. Miguel Herrera mantuvo al América en el protagonismo a pesar de los ajustes de presupuesto en las contrataciones y el mar de lesiones por el que navegó.

Nada de esto fue suficiente para soportar sus escenas, como si no supiéramos que el "Piojo" es caliente, por favor.

El América, al igual que muchos otros equipos deportivos y compañías, busca evolución. El detalle es que la evolución es constante y forzarla puede ser contraproducente.

Hagan memoria de todos los intentos de evolución que la Liga MX ha tenido con sus jóvenes maravillas, computadoras y posgrados en el extranjero. Ni siquiera recuerdo cuántos de estos intentos habrán funcionado, sólo sé que Rayados volvió con Mohamed y luego contrató al "Vasco", que Toluca volvió con el Chepo y ahora Cristante, que Chivas volvió al protagonismo con Víctor Manuel Vucetich y que Tigres sigue ganando con el "Tuca" Ferretti.

Durante los estudios realizados al fenómeno de Tigres en la última década se ha determinado que mucho del incremento en la popularidad del equipo tiene que ver con tres figuras que brillan en lo individual: Nahuel Guzmán, Gignac y Ricardo Ferretti.

A lo que voy con este ejemplo es que dudo mucho que el América haya medido correctamente el descenso del impacto mediático que tendrá sin Miguel Herrera. El "Piojo", al igual que otros personajes, está metido en el subconsciente de millones, y al no tenerlo como su técnico seguro se darán cuenta.

Se extrañará que Miguel Herrera no sea ya el técnico del América, pero es que hasta el matrimonio perfecto falla.