FutbolFeed

@AldoFariasGzz

·
3 min
A
A

El bueno y el malo

Una vez más las redes sociales deportivas de México se paralizaron con la gran actuación de Hirving Lozano en el Napoli.

Así sucede cada que un jugador mexicano hace algo relevante en el extranjero. Nada comparado con la manera en la que Hugo, Chávez y Valenzuela lo hacían, pero es lo que hay y el mundo digital en el que vivimos guiado por la percepción brinda la sensación de ser masivo.

El "Chucky" pasa por su mejor nivel desde sus temporadas en el PSV de Holanda, y parece ser el timing perfecto considerando que estamos a dos años del siguiente Mundial en el que la Selección Mexicana seguramente presentará un tridente de lujo en la delantera con Jesús Corona, Raúl Jiménez y Lozano.

Atrás han quedado los tragos amargos con los que nuestro compatriota comenzó su camino en el futbol italiano. Amargado en la banca y entre semana dando la nota negativa en la prensa local.

Recuerdo que en ese entonces se pintó a Genaro Gatusso como el villano de la situación, inclusive al grado de ser acusado de discriminar a su jugador por temas de nacionalidad.

Al final del 2020 atendí una llamada de un alto directivo del futbol mexicano. Se trataba de cerrar el año con una buena plática de futbol aunque fuera por teléfono por esto de la pandemia.

Entre los tantos tópicos me recordó esos meses en los que Gatusso se convirtió en enemigo público de los mexicanos "por lo que le estaba haciendo" al "Chucky".

Al final me confirmó que la baja de juego del futbolista tenía muy poco que ver con el entrenador y mucho que ver con él mismo.

Le costó el cambio de país, ciudad, liga, costumbres, comida, casa, sueldo, etc., como nos puede pasar a todos. Lo que sucede es que es tanta la glorificación hacia estos profesionales que muchas veces nos cuesta trabajo entender que pasan por problemas de la vida real.

Lo peor que podemos hacerle al futbolista mexicano es sobreprotegerlo y enseñarlo a culpar factores externos.

Justo esta semana detonó el vaso del "Diente" López en Tigres que al parecer está a disgusto con las decisiones de su técnico Ricardo Ferretti. Como es costumbre, la opinión pública culpó al "tirano" del "Tuca" que supuestamente le ha terminado la carrera a muchos y puso al jugador en el papel de víctima.

Yo me pregunto qué esperaba López si va llegando uno de los mejores delanteros de la Liga (Carlos González) pedido especialmente por el técnico.

Recordamos que el torneo pasado el "Diente" también comenzó con descontento, pero corrigió el camino para terminar siendo un delantero sumamente efectivo cuando entraba de cambio.

La realidad es que ni el "Chucky" ni el "Diente" son víctimas, ni Gatusso y el "Tuca" victimarios.

Se trata de dos grandes futbolistas que les ha tocado perder en la competencia interna de dos de los mejores equipos en su Liga.

Las respuestas están en el interior y las víctimas nunca ganan.