FutbolFeed

@AldoFariasGzz

·
2 min
A
A

El caos de La Máquina

El inverosímil 2020 pintaba para ser el año del Cruz Azul; arrasó con las jornadas disputadas del torneo cancelado y hasta le tocó protagonizar los últimos instantes de futbol previo a la pandemia en la cancha del estadio Azteca, ante el America y con su referente JJ Corona atajando un dramático penal literalmente en la última jugada para recatar el encuentro.

En ese momento muchos se burlaban de la mala suerte de La Máquina que jugando el mejor futbol del país se le atravesó la pandemia para aniquilar sus sueños de campeonato.

A pesar del duro golpe Cruz Azul mostró verdadera resiliencia para ganar la Copa Por México disputada en verano. Más que el valor de la Copa, la consistencia mostrada ante el parón y la forma en la que consiguieron los triunfos devolvió con mucha justificación la ilusión celeste.

Para ganar ese certamen tuvieron que pasar por Chivas y Tigres. Ambos partidos los resolvieron en los últimos minutos justo en esa zona en la que las cruzazuleadas cobran vida.

Arrancó el Torneo Guardianes 2020 con el mismo paso ascendente de las dos últimas pruebas, pero conforme nos íbamos acercando al momento final se iban desinflando.

No creo que sea un factor definitivo, sin embargo estoy seguro que los problemas legales que se destaparon en la cooperativa terminaron por impactar al equipo de futbol.

Ya todos saben el triste final de este equipo; eliminado de forma épica por los Pumas y fracasando en la Concacaf ante el LAFC.

En ese momento tenían la oportunidad de manejar correctamente la crisis deportiva, pero entre todos determinaron que no continuara Robert Dante Siboldi como su técnico. Situación que no comprendo ya que aunque el final fue horroroso, el trayecto del 2020 había sido color de rosa.

El caos que actualmente vive Cruz Azul por supuesto que es un reflejo de lo que sucede en su cúpula, situación que ya escurrió hasta al escándalo de Jonathan Rodríguez.

De manera acertada los jefes celestes asignaron a Álvaro Dávila responsabilidades entre lo deportivo y administrativo porque ya no les quedaba de otra.

Ahora Dávila junto con Ordiales asumen su primer gran reto que es resolver la situación del "Cabecita". No hablo específicamente del video, sino de la oferta china que tienen sobre la mesa y la insatisfacción del jugador.

Entiendo que si lo compraron en 10 millones no quieren venderlo en seis y menos a los chinos, pero para qué quedarse con un jugador que ya no quiere estar, si es que este es el caso.

Son este tipo de momentos los que definen a los directivos y a las instituciones.

El resultado del caso Jonathan Rodríguez marcará una tendencia importante hacia el futuro inmediato del Cruz Azul.