FutbolFeed

@AldoFariasGzz

·
3 min
A
A

Cruzazuleada y cuenta nueva

Pasó desapercibida la declaración de Juan Reynoso en la que anhelaba cambiar la connotación del término "cruzazulear", es importante aclarar que no busca cambiar la palabra sino su significado.

Por primera vez en el Cruz Azul alguien entiende la forma correcta de atacar este tipo de maldiciones. Qué equivocado estaba Billy Álvarez cuando intentó desaparecer la mágica palabra por todos sus medios.

El veterano dirigente creía que la cosas se manejaban en el nuevo mundo como en el viejo, en el que los poderosos, a través de los medios, podían manipular la opinión pública.

Es imposible desaparecer el término cruzazulear, lo posible es cambiar su significado y Reynoso lo entiende. Abrazar para transformar la palabra es el camino correcto rumbo a la reivindicación del equipo más devaluado del futbol mexicano.

Las palabras del técnico celeste me recordaron aquellos tiempos en los que Tigres peleaba por quitarse la losa perdedora de 29 años sin ser campeón de Liga.

En aquella ocasión la congruencia nació desde la barra Libres y Lokos, que en lugar de negar las tragedias de su equipo las abrazaron.

Esa canción enaltecía el descenso ante el rival de la ciudad y las múltiples Finales perdidas en casa como si fueran algo positivo. Los detractores se burlaban al grado de ridiculizar la letra, lo que nunca entendieron es que psicológicamente era la mejor manera para salir del hoyo.

El resultado para Tigres de haber abrazado la tragedia fue el campeonato del 2011 ante Santos Laguna, y creo que para Cruz Azul puede ser el mismo, siempre y cuando entiendan que aunque suena raro, reírse de uno mismo para convertirlo en gasolina es la mejor opción.

Recientemente Jonathan Rodríguez se vio involucrado en un escándalo extra cancha que derivó en su separación del plantel, alguna multa económica y la vergüenza social.

El "Cabecita" regresó con actitud de campeón luciéndose en la goleada de su equipo. Por qué no decir sarcásticamente que el "Cabecita" la cruzazuleó en su regreso y empezar a cambiar el contexto.

Recientemente platicamos con Jürgen Damm sobre las burlas acerca de sus centros y muy inteligente nos dijo que cuando comenzó a burlarse de sí mismo la gente dejó de molestarlo con el tema.

En el mundo digital le llamamos "automadrearse". No importa si Damm centra bien o mal, no importa si La Máquina merece o no merece que la asocien con ese término. Lo que importa es la manera más efectiva de enfrentar esos fantasmas, abrazándolos y transformándolos.

Durante el 2020 Cruz Azul brilló en momentos finales como el penal que Corona le tapó al América, el triunfo en penales contra Tigres y la Final de la Copa por México ante Chivas.

En todos esos momentos me quedé esperando que alguna cuenta de redes sociales o algún líder celeste aprovechara el momento para usar la palabra cruzazulear con connotación positiva.

Para este 2021 su nuevo líder Juan Reynoso podrá ser destruido al no tener las credenciales para dirigir a un grande, pero parece haber encontrado la llave psicológica para esta institución.