@AldoFariasGzz

jueves 11 feb. 2021

El nuevo -rico- grande

Durante los últimos años hemos visto cómo a Tigres de manera despectiva se le llama "nuevo rico".

En medio del reconocimiento local, nacional e internacional que esta institución recibe por su gran participación en el Mundial de Clubes, les quiero decir que todas esas voces están equivocadas. El nuevo rico es aquel que se gana la lotería, pegó un golpe de suerte, algún compadre poderoso le entregó algún contrato que no se merece o ganó el dinero de mala manera.

A Tigres no le queda el mote de "nuevo rico" porque este equipo trabajó como pocos para llegar a donde está y aun así le sigue costando sangre hacerse del reconocimiento de muchos.

Más allá de Nuevo León se cree que los Tigres existen de Gignac para acá, hay quienes se atreven a decir que el orgullo felino brotó a raíz de la década dorada y eso no es así.

El orgullo por ser de Tigres y ese famosos perfil que tanto se presume viene desde hace 40 años atrás. Recuerden que antes de esta epoca moderna, la U de Nuevo León le ganó un torneo de Copa al América y dos campeonatos de Liga ante Pumas y otro al Atlante en el mismísimo Estadio Azteca.

La tradición por los colores auriazules se pasó por las siguientes generaciones de la manera correcta. Basados en amor verdadero y no en los logros que todos sabemos van y vienen.

El mensaje fue tan bien enseñado por los viejos y aprendido por los jóvenes que en la década de los 90 Tigres descendió de categoría con los Rayados en la misma cancha y su afición lo acompañó durante todo el año siguiente en la extinta Primera A hasta volver a Primera División con récord de asistencia en cada partido.

Los siguientes años fueron peores; rara vez el equipo iba a una Liguilla al punto de que ganar el Clásico Regio, algún empate ante al America o aquel triunfo agónico ante el Atlante con ocho jugadores eran suficiente para que la mitad de la Ciudad celebrara con intensidad de campeonato.

Las cosas mejoraron en las décadas de los dosmiles con el primer mandato de Alejandro Rodríguez, Miguel Ángel Garza y Ricardo Ferretti, sin embargo, la historia aún tenía sus peores torturas para los incomparables, que ya eran incomparables, pero faltaban muchos años y tragedias para ser bautizados con ese nombre.

Dos Finales perdidas ante Pachuca en el Volcán Universitario siendo superlíder y múltiples eliminaciones en la Fiesta Grande ante el rival de la Ciudad, Rayados, terminaron por forjar a la que hoy es indiscutiblemente la mejor afición de México.

La razón por la que la afición de Tigres es incomparable, inquebrantable e inalcanzable es porque a diferencia de la mayoría que se forma en la abundancia, ésta se formó en la tragedia.

Así que cuando llamen a Tigres "nuevo rico" lo que en realidad quieren decir es "nuevo grande".