FutbolFeed

@AldoFariasGzz

·
2 min
A
A

Entre dientes y jerarquías

La rigidez en las jerarquías es una de las características principales del "Tuca" Ferretti.

Si eres de los titulares, jugarás un promedio de 80 minutos por partido y difícilmente dejarás de alinear a menos de que algún suplente te gane INDISCUTIBLEMENTE el puesto.

Jugadores insatisfechos por estar en la banca de Tigres han existido durante todo el periodo de Ricardo Ferretti, y debemos aceptar que aunque a corto plazo pareciera hacerle mal al equipo, está demostrado que a largo plazo la fórmula funciona.

Casos como el de Leo Fernández y el "Diente" López no son más que la versión más reciente de lo que pasaba con Joffre Guerrón, Alan Pulido, Gerardo Lugo, Edu Vargas, Enner Valencia o inclusive Damián Álvarez en sus últimas temporadas.

A través de sus pesares aprendimos que el filtro entre la banca y la cancha en Tigres es más estrecho que el que introduce al club, que desafortunadamente el que levanta la voz las lleva de perder y que sólo el que presente pruebas indiscutibles ante el tribunal Ferretti logrará su pase al cuadro titular.

¿O ya se les olvidó que hasta Walter Gaitán, probablemente el futbolista más talentoso en la historia de Tigres, tuvo que comer banca antes de convertirse en la estrella de la franquicia?

Lo que también es un hecho es que por más terco que el "Tuca" sea con sus posturas sí existe un punto en el que con buenas actuaciones termina cediendo y ese punto es justo el que recientemente alcanzó Nico López.

Podemos entender que su alto promedio de efectividad viniendo desde la banca no era suficiente, ya que entre más minutos disputados más difícil mantener la estadística. También entendemos que hay jugadores que aportan más como cambios de lujo que como titulares, pero en el caso del "Diente" esos argumentos han quedado enterrados después de los partidos ante Tijuana y San Luis.

Si hay que sacar a Carlos González para que juegue detrás de Gignac está justificado, o si no quiere sacar a Charly, pues que siga retrasando a Javier Aquino, porque un jugador que alcanza el nivel que trae el "Diente" se vuelve titular indiscutible y justifica cualquier improvisación para darle su lugar.

Algunos aseguran que las decisiones del "Tuca" tienen que ver con juegos de promotores, para mí que sólo se trata de una obsesión por el control. Hacer rígidas las estructuras que conectan los niveles jerárquicos siempre ha sido una manera efectiva para mantenerlo.

La gran diferencia es que Ferretti ya no cuenta con el poder de antes para curar el vestidor. Él sabe que su presente no es lo suficientemente estable para tomar una decisión tan impopular y fuera de sentido como dejar a Nicolás "Diente" López en la banca.