FutbolFeed

@AldoFariasGzz

·
2 min
A
A

El 13 de la suerte

El formato de "descenso" en el futbol mexicano siempre ha sido confuso hasta por los aficionados más fieles y los comentaristas más aplicados.

El tema es tan revuelto que requiere constantes aclaraciones, sobre todo cuando la gente se pregunta por qué desciende el último lugar de una tabla alterna (tabla porcentual) y no el último lugar de un torneo o año futbolístico.

Da la impresión que se sacrifica atractivo con tal de proteger a los equipos más poderosos que seguramente pueden tener alguna temporada o año malo, pero difícilmente sumarán tres años por los últimos lugares de la tabla.

Este sistema es parecido al de las series en el playoff de ligas americanas que utilizando la misma lógica desfavorece la sorpresa de algún chico que es mucho más fácil de suceder en un duelo a un solo partido que en un formato a ganar cuatro de tres o tres de cinco partidos.

La confusión de incrementa cuando hay que explicarle a los casuales cómo es que la franquicias se cambian estrepitosamente de nombre y lugar o algún montón de jugadores en paquete son utilizados como especie para cerrar algún trato superior.

Por si esto no es suficiente, el descenso se suplió con un castigo económico y la Liga de Ascenso con la Liga de Expansión, que es un buen proyecto, pero difícil de digerir su propósito para los aficionados.

A mi lo que nunca me pareció en los tiempos del descenso es que el último lugar en la tabla porcentual, o sea el descendido, no pudiera clasificar a la Liguilla, ya que el último lugar de esa tabla es el peor de los últimos tres años y no necesariamente el peor del momento.

La Liguilla se juega en el presente y debe tener a sus mejores representantes.

Para este Torneo Guardianes 2021 es muy probable que clasifiquen hasta el lugar número 13 y no hasta el 12 como estaba estipulado, ya que el Atlas se encuentra en la parte privilegiada del torneo, y probablemente termine como el último lugar de la tabla porcentual.

Al menos en el pasado existía la excusa de que no le podías dar la posibilidad de ser campeón a un equipo que el próximo año estaría en Segunda, pero si en esta ocasión los equipos descendidos no bajan literalmente de categoría, no entiendo por qué le arrebatarían la oportunidad de campeonar.

El Atlas ha tenido una recuperación increíble sumando ocho partidos sin conocer la derrota (incluyendo el triunfo en la mesa ante el America), 18 puntos y el sexto lugar en la tabla general.

El equipo de Diego Coca enderezó el barco y merece estar en Liguilla, por otra parte no le gustaría que ese reglamento le abriera la puerta a algún equipo con torneo mediocre, sobre todo a Tigres, León y Pumas, que han jugado muy abajo de su nivel y ese lugar número 13 les entrega la posibilidad de salvar su torneo.