FutbolFeed

@AldoFariasGzz

·
2 min
A
A

México vs. Concacaf

El debate sobre el valor de la Liga de Campeones de la Concacaf y la seriedad que los equipos mexicanos deben darle existe entre aficionados y comentaristas, sin embargo al interior de las instituciones siempre se ha sabido que la Conca no conviene en lo deportivo, mucho menos en lo económico.

Recientemente el presidente del America, Santiago Baños, arremetió contra el torneo norteamericano al asegurar que la Concachampions no les deja nada y que han pensado ir con un cuadro alterno, porque se gasta económicamente más de lo que se gana".

Las palabras de Baños pueden sonar exageradas, pero créanme que son compartidas en la mayoría de los equipos mexicanos y estadounidenses que han pasado por esta incómoda situación.

El campeón de la Concachampions se lleva el premio económico de 500 mil dólares que para un equipo de la Liga MX resultan cacahuates. La cantidad suena más escandalosa cuando la comparas con el premio al campeón de la Copa Libertadores que recibe 15 millones de dólares o cuando te das cuenta que hasta el campeón africano de clubes (2.5 millones) gana más que el de nuestra zona.

Todos entendemos que la Libertadores cuenta con prestigio muy comerciable, pero no creo que deban existir 14 millones 500 mil dólares de diferencia entre ambos torneos.

¿Con qué cara Concacaf le pide a los equipos de la Liga MX exclusividad cuando en Sudamérica pueden encontrar la gloria deportiva y económica al mismo tiempo?

Ganar la Concacaf Champions League siempre ha valido más por el boleto al Mundial de Clubes que por el valor del torneo. No es como la Champions de UEFA o la Libertadores de Conmebol que valen más que el Mundialito.

Recientemente los Tigres alcanzaron el subcampeonato en Qatar para llevarse un premio económico de 5 millones de dólares, 1 por participar y 2 por llegar a la Final. O sea que con una sola participación en este certamen juntaron el equivalente en dinero a ganar cinco Concachampions.

El tema entre el futbol mexicano y la Concacaf se ha calentado tanto en los últimos años que la presidencia nacional se ha dividido para que Mikel Arreola se encargue de los asuntos internos y Enrique Bonilla pueda enfocarse en las relaciones internacionales.

Es sabido que cada vez que se menciona en los medios de comunicación mexicanos el tema de Copa Libertadores y Copa America la dirigencia norteamericana se molesta, especialmente cuando el tema sale de algún entrenador, jugador o directivo.

Es claro que para que la relación continúe Concacaf debe aceptar su inferioridad deportiva para compensarla con mejores premios económicos. Entendemos que México es fundamental para el crecimiento de la zona, pero tampoco es justo que frene su desarrollo por los otros.

El argumento más grande que tiene Concacaf para mantener a México de su lado es la "garantía" que le ofrece la zona de jugar el Mundial cada cuatro años.