FutbolFeed

@AldoFariasGzz

·
2 min
A
A

La espera

Se nos fue el Clásico Regio 125 y con él la oportunidad más suculenta para que Rogelio Funes Mori se convirtiera solitariamente en el máximo anotador del Monterrey.

Tengo muy presente ese 2015 en el que haciendo tiempo rumbo a la hora de salida en la redacción llegó inesperadamente la información de que Funes Mori sería refuerzo de Rayados para el próximo torneo.

De principio pensábamos que se trataba de Ramiro, el defensor central que en ese momento gozaba de mejor fama, pero no era así. El Funes Mori que buscaban era centro delantero, batallaba para tener minutos en Europa y era víctima del bullying en su país por tanta fallas memorables en River Plate.

El futbolista estaba tan quemado en su entorno que hasta canción tenía "y Funes Mori la erró".

Este tipo de contaminación no fue importante para Antonio Mohamed que tenía al delantero argentino como prioridad. Inclusive tuvo que involucrarse en las negociaciones para cerrar una contratación que de botepronto parecía ser poca cosa para el nivel de excelencia que el futbol regio comenzaba a manejar en el ensamblaje de sus equipos.

Esa noche teníamos tan bien amarrada la nota con personas cercanas al "Turco" que decidí entrarle al juego de las exclusivas y la información desde mi redes sociales.

Como suele suceder en la voracidad del mundo digital muchos aficionados trataron de desmentir la llegada del "Melli" a Rayados porque simple y sencillamente en ese momento se les hacía poca cosa para portar la playera de su equipo.

A diferencia de Humberto Suazo, popular por sus goles con Colo Colo en competencias sudamericanas o André-pierre Gignac con su exótico palmarés europeo, Funes Mori llegó a Nuevo León en peores condiciones que un desconocido porque al menos el desconocido tiene el beneficio de la duda y este se puso la playera rayada con una sentencia de muerte que gol tras gol fue cambiando por un pase a la inmortalidad.

Me gusta cuando los deportistas profesionales le brindan la importancia a los récords y odio cuando quieren ver este tipo de acontecimientos como si fueran un partido más. Durante este último Clásico Regio la ansiedad de Funes por lograr su gol 122 en casa de los Tigres era palpable, igual que el deseo de Nahuel Guzmán por no convertirse en la histórica víctima.

Esa imagen del "Patón" brindando el balón a su gente con una sola mano tras la llegada más peligrosa de Funes Mori quedará retrata en las memorias del Derbi Regiomontano.

Hemos vivido en la era de Rogelio Funes Mori durante los últimos seis años sin darnos cuenta y sin darnos cuenta es imposible brindarle el reconocimiento al máximo goleador en la historia del Club de Futbol Monterrey.