FutbolFeed

@AldoFariasGzz

·
2 min
A
A

A la primera

En el futbol mexicano han dominado los proyectos a largo plazo como el de Tigres con "Tuca" y América con Miguel Herrera.

Ambas instituciones se caracterizaron y sacaron ventaja competitiva por ser equipos estables en una Liga que suele ser inestable.

Tal vez nos hemos comido el cuento de los proyectos a largo plazo y hasta este torneo nos estamos dando cuenta.

Sobre todo cuando un equipo de alta inversión como América, Tigres, Chivas, Rayados o Cruz Azul cambian de técnico es importante entender los procesos, pero no comprarlos como pretexto.

En este Torneo Guardianes 2021, Puebla, con Larcamón; America, con Solari; Cruz Azul, con Reynoso, y Rayados, con Javier Aguirre, nos han demostrado que el famoso periodo de adaptación con el que tantos técnicos se excusan para fracasar en sus primeros torneos se puede evitar.

Lo de Santiago Solari, con América, ha sido fenomenal. El cambio de juego, ambiente, políticas, identidad, formas de trabajo y metodologías que logró en tan poco tiempo es muy sobresaliente.

Si en unos años el mister cosecha los títulos suficientes será referencia de contratación para los otros equipos de la Liga MX, si no es que ya lo es.

Así como en materia de jugadores se dice que los equipos en México buscan su Gignac, tal vez en un tiempo se diga que los equipos buscan su Solari.

Aunque los tiempos son complicados a estos equipos élites de México no les queda más que romper el mercado en puestos claves.

Por ejemplo, lo de América, con Guillermo Ochoa, que cumplía con la jerarquía necesaria para suplir la baja de Marchesín o recientemente que dejaron al "Piojo" Herrera como uno de los mejores técnicos en su historia, pero fueron por Solari con toda su aura del Real Madrid.

El éxito de Larcamón en Puebla nos hace reflexionar si no estamos atorados en un universo pequeño de entrenadores. Hay tantos países y ligas en el mundo, y casi siempre andamos por las mismas.

El entrenador de la temporada en México tiene 36 años y el nuevo entrenador del Bayern Múnich, Julian Nagelsmann, tiene 33. Dos casos de jóvenes exitosos que nos hacen pensar sobre la distribución de las oportunidades en nuestra Liga.

El "Vasco" en Rayados convirtió su defensa de una de las peores a una de las mejores en cuestión de semanas y sin limpiar la casa. No necesitó el clásico tiempo de adaptación o correrá a varios para enderezar la situación.

Es normal tener sus precauciones hacia el cambio, sin embargo, los cuatros primeros lugares de la tabla general nos recuerdan que que las curvas de aprendizaje no tienen que ser tan pronunciada, que nadie es indispensable y las fórmulas son mejorables.