FutbolFeed

@AldoFariasGzz

·
3 min
A
A

Ante la oportunidad de su carrera

Hace no mucho que Miguel Herrera firmaba un contrato a largo a plazo con el América. Junio del 2020 para ser exactos.

El "Piojo" y las Águilas firmaron un contrato que asemejaba las condiciones con las que durante más de una década Ricardo Ferretti había trabajado en Tigres por ser de cuatro años, o sea hasta el 2024.

A raíz de la firma a largo plazo las cosas comenzaron a nublarse en lugar de esclarecerse. La autoridad que Herrera había adquirido con su nuevo contrato comenzó a ser incómoda para la gente de pantalón largo, y se transformó en una bomba de tiempo que explotó entre los puñetazos de aquel "Piojo" frustrado por la eliminación ante el LAFC.

El error de todos fue creer que Miguel Herrera había firmado el contrato de su vida en aquel junio del 2020 con América. Desconocíamos que a la vuelta de la esquina lo esperaba el verdadero reto más imponerte de su carrera a nivel de clubes.

Actualmente Miguel Herrera tiene dos campeonatos de Liga, los mismos que tenía Ferretti cuando volvió a Tigres en el 2010. Ese Tuca tenía 56 años con la experiencia de haber dirigido cinco equipos; el Piojo tiene 53 y seis equipos de experiencia.

El "Tuca" recibió el privilegio de dirigir a los Tigres de la U de Nuevo León y le sacó el suficiente provecho a los recursos como para ser el entrenador más ganador en la historia del futbol mexicano, y para convertir a los Tigres en un equipo de interés nacional.

Si Miguel Herrera logra extender las glorias de Tigres en esta nueva década, el premio para él será mayor que el de Ferretti. Si aspiraba en algún punto a meterse en el Olimpo de los mejores entrenadores del futbol mexicano, esta es precisamente la oportunidad que requería.

Recuerdo en aquel 2010 se le colocó al proyecto Ferretti la exigencia de entregar resultados al tercer torneo. Tras un primer torneo sin clasificar, posteriormente con refuerzos logró el superliderato al siguiente torneo, para al final lograr salir campeón en el tercero.

Si tomamos en cuenta que aquel Tigres del 2010 era un equipo perdedor en ruinas, y en el actual es un sólido ganador, pienso que los resultados deberán llegar en el corto plazo.

Por las múltiples entrevistas que Miguel Herrera ha brindado desde su salida del América en diciembre, noto que tiene tiempo haciendo conciencia sobre la gran oportunidad que le ha llegado.

Lo escuché con Toño de Valdés decir literalmente que a Tigres "no se le puede decir que no". Palabras que en el pasado solo solían utilizarse para referirse a Chivas o América, o tal vez alguno de los otros llamados "grandes" del futbol mexicano.

Todos hemos sido testigos de la metamorfosis del "Piojo", que pasó de ser un técnico ofensivamente arrebatado a uno calculador. Recordamos al de la línea de cinco que coronó su estilo con el primer título y la Copa del Mundo, sin olvidar a aquel Xolos ultra ofensivo que consecutivamente fue el superlíder del torneo, y obviamente el calculador América que nos hizo desconocerlo.

Preparémonos para una nueva versión de Miguel Herrera.