FutbolFeed

@AldoFariasGzz

·
2 min
A
A

Europa, cada vez más lejos de América

Cuenta la historia que los europeos se llevaron todo lo que pudieron de América Latina: desde las piedras preciosas hasta el cacao, pero que lo único que no habían podido robarse hasta el 2014 era una Copa del Mundo de suelo latinoamericano.

Es una realidad que hasta hace algunos años el futbol de este lado del mundo mantenía su autoestima para no sentirse tan alejado del futbol europeo con el argumento de que nunca una Selección europea había conseguido el título mundial en territorio americano.

Desde aquellos primeros tres Mundiales latinos en Uruguay, Brasil y Chile, que ganaron la garra charrúa y la verdeamarela, pasando por los dos históricos Mundiales de México que consagraron a Pelé y Maradona ante fuerzas europeas, la victoria de Argentina en casa ante la naranja mecánica y por qué no, aquella tanda de penales entre Brasil e Italia para definir el Mundial de Estados Unidos 1994.

De varios años a la fecha hemos sabido sobre la superioridad futbolística de los europeos, sin embargo existían argumentos suficientes como la técnica individual, la pasión por el juego y las estadísticas en mundiales jugados en América para pensar que no existía tanta separación.

El problema es que en los últimos 20 años cada uno de esos argumentos ha ido desapareciendo ante el acelerado desarrollo del futbol europeo y el estancamiento tan pronunciado del futbol de América. No hace mucho nos dimos cuenta de que la pasión latina por el futbol como arma para vencer a los del Viejo Continente había quedado obsoleta, pero aún más tarde entendimos que la famosa ventaja técnica que naturalmente teníamos sobre ellos también había desaparecido a través de la creación del jugador completo.

Europa pasó de tener centrales muy buenos en lo físico, pero limitados en lo técnico, a tener defensores completos, es decir que dominen ambas facetas del juego. Lo mismo sucedió con los contenciones que de solo saber destruir o construir tuvieron que aprender ambas facetas del juego. Otro ejemplo lo encontramos con los centros delanteros que pasaron de ser el típico ropero europeo a seguir siendo dominantes en lo físico, pero con muy buenos recursos técnicos.

Es una pena que en el 2021 ya nos han superado hasta en las categorías en las que naturalmente somos mejores. Y no olvidemos que después del triunfo alemán en Brasil 2014 tampoco podemos agarrarnos del invicto de las Selecciones americanas en casa. De hecho los últimos cuatro mundiales independientemente de dónde se jueguen los han ganado Selecciones europeas.

Si tienen dudas de lo que les cuento es tan fácil como sentarse un día frente al televisor y comparar la actividad matutina de la Eurocopa con las aburridas tardes de Copa América.