FutbolFeed

@AldoFariasGzz

·
2 min
A
A

Nueva era, nuevo estadio

Pocas encomiendas tan delicadas para la nueva era de Tigres como la del estadio.

Deshacerse de Ricardo Ferretti por Miguel Herrera tiene sus riesgos, pero si el "Piojo" no funciona hay una lista enorme de técnicos con la capacidad y disponibilidad para dirigir al equipo.

Si los que fallan en esta renovación son los directivos también hay un buen número que podrían hacer el trabajo, pero renovar un estadio no goza del mismo margen de error.

A la hora de cambiar estadios existen dos caminos principales para transitar: Están las instituciones que prefieren la modernidad, por ejemplo los Vaqueros de Dallas con su nave espacial en Arlington, los Falcons con su exuberante Mercedes Súper Dome y en ejemplos nacionales los Rayados con su Gigante de Acero y las Chivas con su platillo volador. Por otra parte hay quienes apuestan por la tradición al grado de gastar millones en preservar inmuebles legendarios como el Wrigley de los Cubs, Fenway de los Red Sox o el legendario Lambeau Field en Green Bay.

A la hora de explicarle a periodistas y aficionados de otras plazas la controversia que existe en la familia tigre sobre el nuevo estadio no suelen recibir con buena cara ejemplos de primera talla como los antes mencionados, lo que no entienden es que guardando proporción el Volcán para los aficionados tigres vale tanto como el Wrigley para la afición de Chicago o el Lambeau para los cabezas de queso.

Existen clubes que ante la controversia entre vanguardistas y conservadores han optado por un modelo mixto que busque satisfacer a la mayoría. El mejor ejemplo son los Yankees de Nueva York quienes construyeron el nuevo estadio a un costado del viejo para no abandonar su tradicional ubicación en el Bronx. Aunado a esto, el nuevo Yankee en ciertos espacios es una réplica del viejo, cuidando pasillos, fachadas, medidas de los jardines o el típico volado con sus estructuras.

Tomando en cuenta la división que la salida del Tuca Ferretti dejó en la fanaticada felina, considero muy importante que el nuevo estadio satisfaga a la mayor cantidad de sectores posibles y no sólo a los más ruidosos en redes que obviamente son los más jóvenes.

Un modelo híbrido con la construcción de un nuevo estadio en los terrenos de la UANL y cuidando a los actuales clientes del Volcán es la mejor opción para reunir a la mejor afición de México.

La opción de la remodelación también es popular entre la afición. Algo que a mí me gustaría siempre y cuando Tigres no tenga que jugar en el BBVA de Rayados, como se especula.