FutbolFeed

@AldoFariasGzz

·
2 min
A
A

En la sala de un hospital nació Florian

Florian Thauvin aún no toca su primer pelota en el futbol mexicano, pero en Nuevo León ya nació el primer pequeño que por el fanatismo de sus padres porta el nombre Florian.

Se trata de Pierre Eliud Florian que nació el pasado 10 de junio a las 10:56 de la mañana y fue bautizado con los nombres de los dos astros franceses de Tigres. Entiendo que si eres muy aficionado puedas colocarle a tu hijo alguna referencia a Gignac quien es el máximo anotador de la institución y ha sido pieza fundamental en cuatro títulos de liga, sin embargo me resulta sumamente aventurado colocarle el nombre de un jugador que ni siquiera a debutado en la Liga por más que sea campeón del mundo.

El acta de nacimiento de este pequeño es el mejor ejemplo no de la ilusión de la afición sino del exceso de confianza que muchos tienen sobre está contratación. Por otro lado manifiesta la gran presión que el jugador francés tendrá para hacer valer su llegada.

Históricamente los futbolistas que han regresado/llegado a la Liga MX de Europa suelen marcar diferencia inmediata: Tito Villa volvió hecho un toro para desplazar a Aquivaldo Mosquera en aquel gol al América como si fuera un saco de algodón, Humberto Suazo regresó de España más delgado que nunca convirtiéndose en el campeón de goleo en pleno superliderato rayado, Cristian Benítez acabó con la Liga utilizando la potencia ganada en el Viejo Continente y no olvidemos la extensa fila de seleccionados mexicanos que han ganado el título a su regreso (Salcido, Osorio, Salcedo, Aquino, Layún, entre otros).

Muchos de ellos lo atribuyen a la excelente preparación europea que les entrega ventaja en lo atlético sobre los jugadores acostumbrados a la preparación doméstica.

Al menos por los primeros meses creo que Florian marcará diferencia, la duda vendrá con el tiempo ya que hemos visto cómo los futbolistas se van adaptando al nivel de nuestra Liga mexicana, en lugar de que ellos sean agentes de cambio y estiren el nivel. Será en esa barrera donde las cualidades mentales de Thauvin estarán a prueba, de él dependerá si termina homogeneizándose al nivel del resto o si marca diferencia a largo plazo como su amigo Andre-pierre Gignac.

Genuinamente agradecido por la oportunidad de vida que le representa venir a México, Florian Thauvin cargará con la presión de ser considerado un éxito antes de jugar, de darle continuidad al legado de su compatriota Gignac y de ser la carta más visible de la nueva era felina. Nada con lo que no pueda cargar un profesional de su categoría.

El tiempo dirá si Pierre Eliud Florian portará con orgullo dos nombres históricos de Tigres o si por siempre tendrá que explicar la prematura decisión de sus padres.