FutbolFeed

@AldoFariasGzz

·
2 min
A
A

Dicen desde Centroamérica

Tuve la fortuna de que dos videos en Facebook hablando de la Selección Mexicana se volvieron "virales" en buena parte gracias a los aficionados centroamericanos que me recuerdan la pasión que existía en México por el Tri hace algunas décadas.

A raíz de estos contenidos han llegado constantemente a mi buzón mensajes futboleros desde Centroamérica, y la mayoría hablan de una supuesta soberbia mexicana que según ellos no nos permite apreciar con objetividad los niveles en Concacaf. Podemos tomarlo y analizarlo, aunque sería más fácil pegarle al analista para sugerir que en realidad es algún complejo de inferioridad el que a ellos no les permite ver el dominio mexicano.

La mayoría de estos mensajes vienen de Honduras en donde me aseguran que los medios de México y Estados Unidos nos hemos dormido sobre el tema de la renovada H. Ellos están convencidos de que con esta generación accederán a los próximos Mundiales y le arrebatarán a Costa Rica el tercer lugar de la zona que en la época moderna les ha pertenecido.

Si algo respalda a estos aficionados son las buenas actuaciones que las Selecciones inferiores de Honduras han tenido en la zona, entregándoles participaciones en Juegos Olímpicos. Estos jóvenes van creciendo para incorporarse al equipo mayor con una mentalidad diferente a sus antecesores por la seriedad que brinda el triunfo en el proceso.

En esta Copa Oro hemos podido comprobar el desarrollo hondureño que tras sus primeros dos partidos ya está clasificado a la siguiente ronda con paso perfecto.

¿Será que los aficionados hondureños tienen razón y la nueva potencia de la zona nos ha tomado desprevenidos? Lo veremos en el desenlace de esta Copa Oro y en la parte final de la eliminatoria que está por comenzar.

En segundo lugar los más ruidosos fueron los salvadoreños que envalentonados por ganar sus primeros dos partidos de la Copa Oro mandaban mensajes desafiantes de cara al compromiso entre México y El Salvador.

Qué razón tenían todos estos fans que aseguraban los mexicanos estábamos menospreciando a esta Selección salvadoreña, y qué equivocados estaban todos los que desde la ignorancia aseguraban que El Salvador no sería rival para los nuestros.

Creo que la primera lección fue en la tribuna en la que después de muchos años en Estados Unidos, México jugó de visitante ante una grada dividida en cantidad, pero con dominio centroamericano en el apoyo.

En la cancha el Gigante de la Concacaf se impuso en el marcador sin haber dejado certidumbre con su accionar. Lo que sí comprobamos es que mientras sigamos viendo con tanto desdén a los otros equipos de la zona como El Salvador seguiremos pasando tragos amargos.

También me di cuenta de que los equipos centroamericanos odian cuando hablamos del futbol caribeño con tantos elogios como si ya hubiera superado a Centroamérica como la segunda fuerza en Concacaf.

Gracias por la pasión Centroamérica.