FutbolFeed

@Faitelson_ESPN

·
3 min
A
A

'Profesionales' con comillas

Un par de gesticulaciones, expresiones faciales que podrían significar algún tipo de emoción, fueron suficientes para generar todo un "complot" en las incendiadas redes sociales y una sentencia casi definitiva: Cota le dijo a Macías donde debía tirar el penalti.

Algo tan serio y delicado como "venderse", "corromperse" resultó de la interpretación que hace un "periodista" -yo le pondría dobles comillas al irresponsable que fue capaz de generar esas conjeturas siendo un "profesional" (y vuelvo con comillas en lo de profesional) de la comunicación-.

No sólo eso, un poco más tarde, otros aparentes "profesionales" han mezclado el tema con una aparente promesa, también inmersa en redes sociales, que el delantero de Chivas le habría hecho al portero del León de presentarle a un artista en caso de que le permitiera hacer el gol.

¿Hágame usted el favor? El tamaño del novelón, del chisme, de la calumnia y la mentira. Que fácil es hoy en día lastimar y dudar de la honorabilidad de un ser humano sin tener las pruebas de que, en efecto, ha cometido una trampa.

Tampoco me espanto cuando se afirma que en el futbol hay corrupción.

La hay en México y en muchas partes del mundo, pero en un asunto tan delicado sería siempre apropiado tener las pruebas a la mano.

Al final del día, hay personas, familias, padres, madres, hijos que pueden involucrarse y salir lastimados por una insinuación de esa gravedad. La reputación de una persona sigue siendo el tesoro más valioso que posee.

Las redes sociales han redescubierto lo mejor y lo peor de nuestra sociedad. Trato de no horrorizarme con lo que leo y veo en ellas todos los días, pero me sorprende más como profesionales, convertidos en pseudoprofesionales, terminan generando o siendo parte de la mentira con tal de obtener cierta notoriedad.

No soy un periodista formado con "doctorado" en las redes sociales. En mis tiempos de gestación como periodista, una afirmación de tal gravedad conllevaba siempre una o dos fuentes que pudiesen corroborarlo.

He escuchado a muchas personas poner como ejemplo y refutar las acusaciones que históricamente se ha hecho, a través de la escuela periodística a la que yo pertenezco, sobre las imputaciones que de pronto se le acreditan al América por tener ciertas ventajas en la competencia o arbitrajes tendenciosos.

Siempre que se han hecho esas acusaciones o revelaciones bajo la idea de lo que el América es y significa en la estructura misma del futbol mexicano.

Seguramente, esas sospechas terminarán el día en que el orden de las cosas sea diferente en el futbol de México, pero ya hay algo irregular, algo que se aproxima a una corrupción, con el hecho de que la Federación Mexicana de Futbol sea controlada por el mismo grupo televisivo que es dueño del América.

Nadie nunca ha inventado nada sobre ello. El América es juez y parte. Los tres últimos presidentes de la FMF trabajaron antes en la empresa que es dueña del América. Es un secreto a voces. Una irregularidad. A partir de ahí, se gesta la sospecha.

El problema no son las redes sociales.

Ellas han colaborado, sin duda, con un mundo más democrático y justo.

El problema es lo que hay dentro de esa sociedad y el problema es que, algunos "profesionales" de la comunicación tienen la ferviente necesidad de ganar notoriedad, vistas, likes, ser trending topic y obtener algunos seguidores más y eso termina confundiendo la verdad con la mentira. "Profesionales" de comillas... Eso son.