FutbolFeed

@Faitelson_ESPN

·
3 min
A
A

El futbol que tenemos...

León, América, Tigres, Rayados, Cruz Azul, Chivas y hasta Pumas. Me faltan dedos en una mano para tomar en cuenta a todos los equipos que reclaman la posibilidad de contender por el título del futbol mexicano. No hay ninguna liga del mundo donde haya tantos candidatos en "la reclamación" del máximo trofeo.

Y está bien. Nadie debe quejarse por ello. El equilibrio es parte fundamental de una competencia sana y atractiva.

El problema ocurre cuando ese "equilibrio" se confunde con "medianía" o "mediocridad". Entonces, salen "a la luz" todas las carencias de un futbol.

Pero, a decir verdad y en defensa de las anomalías que suelen acompañar a las decisiones federativas, en un futbol donde se erradicó de forma arbitraria y unilateral el ascenso y el descenso, el interés y la pasión no se han detenido.

Rayados acaba de hacer --en plena pandemia-- una gran inversión en repatriar a Javier Aguirre y le otorga además el contrato más espectacular en la historia de los directores técnicos que han dirigido en este futbol.

El América ha buscado en el extranjero a un técnico que sea capaz de darle otro sentido de juego. Cruz Azul hace su esfuerzo renovando una estructura deportiva con Álvaro Dávila.

Chivas recupera a los futbolistas que tenía prestados (Huerta, Mayorga, Van Rankin) y quiere mejorar su posición el torneo anterior.

El campeón León ha buscado a un delantero como el chileno Víctor Dávila para contar con una mayor contundencia.

Tigres ha generado una dupla ofensiva que promete ser de alto impacto con el francés Gignac y el paraguayo Carlos González, y Pumas tendrá, como siempre, la obligación de contender a pesar de la nueva "sangría" que ha sufrido en su plantel y con un entrenador revelación como Andrés Lillini, que llegará cargado de más experiencia.

No hay forma de decirle a estos siete equipos que no se sientan en la capacidad de levantar el trofeo.

Luego y siempre, pueden aparecer circunstancias que son parte del juego. No olvidemos que seguimos inmersos en un problema complejo con la pandemia.

El futbol no escapa de ella y aquellos equipos que tengan la habilidad de manejar mejor sus recursos humanos, su plantel, tendrán mayores oportunidades de éxito.

Tampoco hay que descartar que detrás de esos "siete magníficos", hay una "clase media" del futbol mexicano capaz de protagonizar una sorpresa: Pachuca, Toluca, Santos y Tijuana no son, de ninguna manera, entidades "pobres" y tiene futbol, experiencia y capacidad para meterse, de pronto, en el escenario de los favoritos.

No hay porque descartarles.

Volvemos a las muchas veces inciertas decisiones dirigenciales.

Los torneos cortos, la premura, el rompimiento de proyectos y hasta el cambio de formato que permite que 12 de 18 de equipos jueguen en instancias finales.

Ese tipo de mensajes no parecen ser positivos para alentar una mejor competencia. Hay otras señales, sin embargo, que indican que esa competencia, insisto, muchas veces confundida o disfrazada en la "mediocridad", hace que el futbol mexicano sea único.

Hay una mayor equidad y ello puede generar más emociones.

En fin, sea como sea, este es el futbol que tenemos. Nunca será inapropiado dejar de apuntar lo malo y lo que se puede mejorar o perfeccionar, pero tampoco habrá que ignorar lo bueno.

Siete, con argumentos para reclamar el título, es una cifra que ningún otro futbol del mundo puede presumir.