FutbolFeed

@Faitelson_ESPN

·
2 min
A
A

Tigres tiene 'la bandera'...

Le guste o no a Nahuel y a Pizarro, Tigres tiene "la bandera". No la de México. Sí la del futbol mexicano. Y el domingo debe ondearla con orgullo, con calidad y sobre todo con éxito.

En el Mundial de Clubes, el futbol mexicano volvió justo al escenario que ansía volver: la oportunidad de medir su nivel ante el Campeón de la Copa Libertadores.

La historia de Tigres, para bien o para mal, se escribirá el fin de semana, en Doha, cuando enfrente al brasileño Palmeiras.

El juego podría significar, también, la esperada ocasión de una revancha para Tigres luego de caer de forma estrepitosa en la Final de la Copa Libertadores del 2015 ante el River Plate argentino.

Todo llega a su tiempo en el futbol.

Tigres ha hecho lo que tenía que hacer en su presentación de Qatar. Controlar los ímpetus de un rápido y peligroso equipo sudcoreano.

El Ulsan Hyundai se fue arriba en el marcador, pero justo apareció quien aparece siempre en este Tigres. André Pierre Gignac puso la certeza frente al marco contrario y enseguida emergió el orden y la experiencia de un equipo que se dedicó a pasear el balón y a manejar las emociones del juego. Tigres ganó porque fue mejor que el campeón asiático.

Y tras las poco bien recibidas palabras de los argentinos Guido Pizarro y Nahuel Guzmán con respecto a qué o a quién representaba Tigres en el evento, aparecieron Ricardo "Tuca" Ferretti y Gignac para poner calma y mostrar el camino.

"Respetamos a todos, pero no le tenemos miedo a nadie", dijo el veterano entrenador. El francés ha rematado: "Venimos aquí a hacer historia...".

Es evidente que Tigres tendrá que elevar su nivel de juego -el que mostró ante el Ulsan y que ha enseñado en su marcha en el futbol doméstico- para presentar una faceta competitiva y superar al Palmeiras.

Tiene futbolistas de gran calidad, un entrenador experimentado y ganador y parece, a diferencia de otras expediciones mexicanas en los Mundiales de Clubes, que ha llegado más tranquilo y concentrado en el reto que tiene por delante. Todo dependerá, claro, del siguiente juego.

Sin querer, queriendo, Tigres representará el domingo todo los anhelos, virtudes, defectos, miedos, audacias, colores, sabores, aromas, éxitos y fracasos del futbol mexicano a nivel de clubes.

La Liga MX tiene pocas opciones de mostrar el verdadero nivel que posee. Esta vez estará representada por un club que ha marcado una hegemonía, una época y que puede llevar el termómetro bajo el brazo y medir la autentica "temperatura" de este futbol.

Será una valoración que necesitamos con urgencia. Un "check-up", en momentos donde muchos desconfiamos de lo que vemos semana a semana en nuestros campos.

Le guste o no al "Patón" y a Pizarro, Tigres tiene la bandera, no la de México, pero sí la de la Liga MX, la del infravalorado o sobrevalorado futbol que se juega en México.