FutbolFeed

@Faitelson_ESPN

·
3 min
A
A

Tigres: ¿Y los riesgos? ...

El resultado, maravilloso. La polémica por el gol, válida. La actuación de Tigres tuvo un solo defecto: no tomar riesgos...

El futbol no de "milagros", ni de fe, ni de "veladoras encendidas", ni de "hazañas inesperadas". El futbol es preparación, calidad, fuerza física y fuerza mental. Y en eso, el Bayern de Munich es el mejor del mundo y uno de los mejores de la historia. Punto.

Tigres no tuvo los suficientes argumentos para ponerse al nivel del Bayern de Munich. Sufrió, aguantó y encontró como premio un marcador "decoroso".

Podríamos decir que, dentro de sus limitaciones, hizo lo que pudo, pero un equipo incapaz de llegar a la portería contraria, no merecía más de lo que obtuvo.

A Tigres le quitaron lo más preciado que tiene su futbol: el balón. Y sin el balón, Tigres poco a poco, se fue rezagando, echando hacia atrás y cayendo en el endemoniado ritmo -como bien lo había advertido el portero Neuer- del Bayern de Munich.

El ritmo, la velocidad, la precisión, la verticalidad y la forma en que el equipo rojo ejercía una presión alta -prácticamente en el área del club mexicano- fueron algunos de los argumentos que presentó el campeón europeo.

Uno de los dos goles del partido -el primero fue anulado por una presunta participación de Lewandowski que estaba en fuera de lugar- está cargado por la polémica.

En efecto, hay un contacto del delantero polaco con la mano en el choque con Nahuel Guzmán que genera el rebote para el gol de Pavard.

Y, sin embargo, me parece ridículo decir que Tigres perdió por un gol que debió ser anulado. Tigres perdió porque el Bayern Munich fue mucho mejor en la cancha.

Pareciera que algunos ya encontraron un pretexto del cual sujetarse. Que el Bayern de Munich venció a Tigres con un gol ilegítimo. ¿Vamos a creernos nuestras propias mentiras? Tigres fue incapaz de generar algo realmente inquietante en la portería de Neuer. ¿Así quería ganar?

Las rápidas transiciones del Bayern. La exactitud para llenar huecos en la cancha. Y un despliegue físico impresionante que les permitía buscar el balón apenas lo perdía y tapar la salida de Tigres desde los primeros metros de la cancha fueron los argumentos de este imponente equipo alemán que ha ganado históricamente el llamado "sextete" (Champions, Liga, Copa, Supercopa alemana, Supercopa europea y Mundial de Clubes).

¿Esperaba más de Tigres? Sí, puede ser, quizá que jugara un poco más adelante y que tomara otro tipo de riesgos, pero es muy fácil decirlo desde el sofá de mi casa y frente a la televisión. Quizá si hubiesen adoptado esa postura, el Bayern les habría podido meter tres, cuatro o cinco goles.

Si quieren que yo diga que lo de Tigres fue "digno", pues entonces diré que es "digno", pero también es un recordatorio de lo poco que ha avanzado este futbol en casi 80 años de profesionalismo.

Y sucede que la mayor parte de los ex futbolistas que pululan hoy por las mesas de opinión y análisis del futbol son parte de la misma mediocridad y conformismo que por años ha tenido el futbol de México.

Ellos fueron mediocres y conformes. Hoy, lejos de la cancha, no saben más que defender justamente eso. Si quieren que diga que Tigres compitió, pues entonces diré que "compitió", sí, compitió... ¿Con cuántos disparos a gol? ¿Con cuántas llegadas sobre la portería de Manuel Neuer? ¿Eso es competir?

El futbol mexicano es lo que es... ni más ni menos.

Claro, siempre podría ser mejor y quisiéramos que fuese mejor...

Para ser mejor, debe tomar más riesgos... No estoy seguro de que Tigres los haya tomado hoy...