FutbolFeed

@Faitelson_ESPN

·
3 min
A
A

VAR: Expectación, emoción y enfado...

Lo primero que habría que advertir es que la tecnología no llegó para enemistarse con el futbol. Lo segundo es que ni la tecnología es infalible a los errores humanos. Y lo tercero es que una de las grandes esencias del futbol es la controversia, y no tiene, de ninguna manera, que desprenderse de esa controversia.

A la par de los días de Messi y de Cristiano y de un juego que ha acelerado sus pulsaciones en la cancha, donde se juega a la mayor velocidad conocida, el futbol introdujo el VAR.

Un sistema de repeticiones, desde diferentes distancias, ángulos, en "high definition" para ayudar a los árbitros a tomar decisiones sobre jugadas polémicas o difíciles de apreciar de la forma más justa y veraz posible. Los resultados han generado todo un oleaje de discusión en todo los niveles del mundo. Sucedió el jueves en la Final del Mundial de Clubes, el sábado en Inglaterra y el domingo en Toluca. Tal pareciera que el VAR ha llegado para distorsionar aún más el borrascoso horizonte del arbitraje.

Existe, para empezar, una mala relación o percepción inicial de los árbitros que deben utilizar esa herramienta tecnológica. No sé si en realidad ellos la vean como un enemigo que atenta contra su propio trabajo. Hay mala disposición o predisposición en esta nueva relación árbitros-VAR, es decir, humanos y fierros no parecen comprender cuales son las funciones y los límites de cada uno. Luego, inobjetablemente, y ocurre en la Liga MX y en muchas Ligas del mundo, no existe la preparación adecuada para utilizar la tecnología. Los árbitros y también los especialistas que están dentro de la "sala de mandos" no han encontrado "el ritmo" adecuado para la toma de decisiones. No es lo mismo, después de todo, impartir "justicia" desde un campo que hacerlo frente a un aparato de televisión.

La tecnología ha llegado para mejorar al ser humano en muchos ramos de nuestra vida.

Luego siempre está la controversia, un factor inherente del juego que nunca debe desaparecer. El futbol nació con polémica en las decisiones arbitrales y debe conservarla, aun con el arribo de la tecnología. De lo que se trata es de que el juego termine siendo más justo y que las sentencias del árbitro y del VAR no terminen afectando el resultado de un partido ni el trabajo de un equipo o del otro. El domingo, Pumas se sintió "despojado" por una mala interpretación del árbitro y del VAR en la anulación de un gol que debió haber sido contado como bueno.

No estoy, de ninguna manera, de acuerdo con aquellos que dicen que el VAR ha llegado para estropear el juego y que era mejor dejarlo como estaba. La tecnología es bienvenida a nuestras vidas y también al futbol para hacerlas mejores. El VAR debe ser un aliado, una herramienta, un compañero del árbitro y no su enemigo. Y también, el VAR es un nuevo motivo para generar diversas emociones en el juego, como puede ser la expectación, la emoción y hasta, como sucede frecuentemente, el enfado.