FutbolFeed

@Faitelson_ESPN

·
3 min
A
A

Cruz Azul y América: todo y nada...

Cruz Azul y América pretenden jugar un "torneo aparte" en el futbol mexicano, pero ambos saben muy bien que lo que hagan hoy no significará, forzosamente, que cumplirán su objetivo de la temporada.

Sin rodeos: la poderosa y triunfal temporada de los equipos capitalinos puede terminar siendo una "hermosa" y simple anécdota. Tienen "todo", pero no han ganado "nada".

Las principales dudas que rodean a azules y a amarillos se sustentan en hechos irrefutables del pasado reciente: ¿Podrá este Cruz Azul, finalmente, aniquilar los "fantasmas" que le han acompañado en las instancias más comprometidas de Fases Finales? ¿Extrañará este América la profunda personalidad de Miguel Herrera en la Liguilla? Preguntas para las que, en este momento, no existen respuestas.

América y Cruz Azul no parecen poder presentarse en mejor condición que la que presumen hoy en día, cuando el campeonato se apresta para ingresar a su recta final. Los 2 muestran un futbol sustentado en el equilibrio. Se defienden con propiedad -los celestes solo han permitido 5 goles en 11 jornadas y las Águilas 8- y tienen capacidad para ser profundos y certeros en el ataque.

Cruz Azul ha sido un poco más espectacular, basado en el nivel que han adquirido jugadores de medio campo hacia el frente: Luis Romo, Orbelín Pineda, "Pol" Fernández, Jonathan Rodríguez. Y el América se ha basado en un estilo donde tener el control del balón es fundamental para manejar los tiempos y las emociones del juego. En ese rubro, el trabajo de futbolistas como Pedro Aquino, Richard Sánchez, Santiago Naveda, Mauro Lainez, Sebastián Córdova y Álvaro Fidalgo ha sido decisivo.

El DT, Santiago Solari, fundamentó, primero, su aparato defensivo: Ochoa, en la portería, y Aguilera y Cáceres en la central, con Sánchez y Fuentes por las laterales. El América estabilizó la zaga antes de pensar en cómo fabricar su futbol y hacer daño a los rivales.

Sigue siendo toda una incógnita qué sucederá con Cruz Azul cuando vuelvan a una "hora cero", tal y como sucedió en diciembre pasado, cuando se dieron el lujo de desperdiciar una ventaja de 4 goles durante las Semifinales. Uno supone que las cosas deben y pueden ser diferentes, sin embargo, ¿cuántas, cuántas veces ha amagado Cruz Azul con dejar atrás sus temores y debilidades al momento de ir por el trofeo?

Veo hoy a los futbolistas convencidos de que el futuro será distinto. Se distingue en la mirada de Corona, en el semblante del "Cata" Domínguez y hasta el andar del uruguayo Rodríguez. Cruz Azul, mejor dicho, los futbolistas de Cruz Azul anhelan una revancha, pero las revanchas suelen ser peligrosas porque involucran demasiados pensamientos y emociones.

Lo de Solari ha sido, realmente, fantástico. En apenas 11 fechas, le ha dado un valor, un sentido y hasta una idea de juego a este club, nada sencillo de dirigir, sobre todo cuando procedía de una época donde había adoptado la personalidad, para bien y hasta para mal, de Miguel Herrera.

Solari ha puesto su sello en este equipo y lo ha hecho con una fórmula totalmente contraria a la del "Piojo". Desde sus formas en la banca y hasta sus comparecencias ante los medios, el argentino ha mostrado una cara distinta a la de su predecesor. La cuestión más importante aparecerá en los juegos de Liguilla, cuando el América se refugiaba en los ademanes, expresiones y hasta en los propios sueños del "Piojo" para imponerse a sus rivales y llevar gloria a sus vitrinas. ¿Podrá el América, en esos instantes preciados, guarecerse en los brazos de su nuevo entrenador?

Cruz Azul y América han hecho todo y nada, al mismo tiempo. Ellos saben que su temporada podría quedarse en una simple anécdota si no levantan el trofeo de campeón.