FutbolFeed

@Faitelson_ESPN

·
3 min
A
A

Preolímpica, olímpica y ahora 'televisiva'...

Más que en una Selección Olímpica, la de Jaime "El Jimmy" Lozano se convirtió el domingo en una "Selección televisiva". Y a partir de ahí, recibirá todo el apoyo que tuvo en el 2012 y no la "ausencia" que destacó en el 2016.

No le demos más vueltas al asunto: esta vez, los derechos de televisión de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 -ahora del 2021- están, digamos, en "las manos correctas", están en poder de aquellos que administran y explotan comercialmente a los representativos del futbol mexicano. Ante ello, el equipo de futbol que afrontará el protagonismo olímpico será un producto en la búsqueda de rating y de patrocinadores.

No he sido yo quien ha notado la diferencia. Fue, justamente, el ex entrenador que llevó a México a los Juegos de Río de Janeiro, hace poco más de 4 años. Raúl Gutiérrez asegura: "En este proceso han dado más libertad para que las Selecciones Menores puedan contar con elementos de experiencia rumbo a los Juegos Olímpicos. No hubo esa apertura en el 2015".

Hay dos eventos que acapararán el mercado televisivo del futbol mexicano en el verano. Uno de ellos es la Copa Oro que México afrontará con su Selección Mayor y el otro, los Olímpicos de Tokio. La gran pregunta ahora es: ¿Qué jugadores mayores de 23 años podrían reforzar a este equipo? Y aquí será fundamental que el futbolista entienda la trascendencia y la oportunidad que significa una justa olímpica. No hacerlo, sería tanto como abrazarse a una gran ignorancia. Parece complicado que los mejores futbolistas mexicanos -hoy, regados en el futbol europeo- acudan. Entonces, las opciones tendrán que ser del medio local. ¿Guillermo Ochoa? ¿Carlos Salcedo? ¿Henry Martín? O hay, quizá, quien cree que haya que acudir, otra vez, a Carlos Vela para ver si esta vez desea jugar con la Selección, lo cual, me parece poco probable y tampoco nada ético, ni lógico. No olviden que Vela fue capaz de darle la espalda a una Selección Mayor cuando estaba en plenitud y se jugaba el Mundial de Brasil 2014. ¿Por qué seria diferente esta vez? Y también: ¿Por qué habría que "premiarlo" cuándo en el pasado se rehusó?

Si yo fuera Jaime Lozano, invitaba a Javier "Chicharito" Hernández a reforzar a México en los Juegos Olímpicos. Puede ser una buena oportunidad para todos. Para la Selección Olímpica, de contar con un referente histórico. Para "El Chicharito", de afrontar la experiencia olímpica que nunca ha tenido y hasta para Martino en el afán de recuperar al futbolista a tiempo. La decisión, sobre los "refuerzos", deberá estar en mano del entrenador.

Y hablando de Lozano... ¿no es acaso esta una magnifica ocasión para generar el primer director técnico de Selecciones Mexicanas a través de un proceso "in vitro"? A lo que me refiero es a que, si la Federación Mexicana de Futbol ha descubierto a un elemento interesante, podría trabajar con él y sobre él. Jaime Lozano debería ser, en el futuro, un entrenador de la Selección absoluta y para ello sería bueno que trabajara, aprendiera y estuviera muy cerca de Gerardo Martino. En un futbol civilizado -como el alemán- seguramente harían eso. En México, lo dudo mucho.

Sea como sea, de Preolímpica, luego Olímpica, ha mutado a ser una "Selección televisiva", con todo lo que ello supone y significa. Esperemos que el futbol mexicano sea capaz de propiciar un nuevo "milagro", como lo hizo en Wembley, hace casi 9 años. Hoy, imposible colocar a México como candidato a oro olímpico. Eso hay que dejárselo a las potencias mundiales del juego. Lo del 2012 fue un maravilloso, glorioso e impactante "accidente" ... ¿Qué puede volver a ocurrir? Sí, siempre existen los "milagros inesperados" ...