FutbolFeed

@Faitelson_ESPN

·
3 min
A
A

El 'Rey de Midas' que 'muere' de hambre...

Pongámonos un poco filosóficos ante la evidente crisis y ante el inminente fracaso de las Chivas.

Según la mitología griega, el Rey de Frigia, de nombre Midas, poseía la habilidad de que todo lo que tocara lo convertía en oro. Según Aristóteles, y gracias a sus extraño poder, el "Rey Midas" murió de hambre.

Por si existía alguna duda, he revisado todas y cada una de las estadísticas, y en ninguna, un futbolista o todos los futbolistas de Chivas juntos son mejores que Víctor Manuel Vucetich. Se trata de un equipo que, en su mayoría, está formado por elementos que no han ganado nada y por un entrenador que tiene un lugar asegurado en la mesa de la más alta leyenda, gloria y prosapia que existe en nuestro juego.

Pero este plantel del Guadalajara fue el mismo que consumió, hace no mucho, a un entrenador de dimensiones históricas como Luis Fernando Tena. Este mismo grupo de futbolistas sigue teniendo "apetencia" y "deseo" y, va por más, va por el llamado "Rey Midas" del futbol mexicano, un Vucetich que, como él mismo lo dice, semana a semana es tirado a los leones, a las bestias del Coliseo romano. Y ahí, es juzgado y ajusticiado.

Hemos llegado al punto donde hay quienes se atreven a dudar, hoy, sobre la capacidad de Vucetich para ver el futbol. Lo acusan de todo, desde equivocarse en las alineaciones, en los ajustes o en los cambios que manda durante el partido y hasta en la táctica que utiliza para afrontar el juego.

La culpa es de Vucetich, aunque Macías no encuentre el gol, aunque Vega sea intermitente, aunque Mier se resbale y parezca torpe, aunque Angulo y Antuna no muestren regularidad y aunque la mayor parte de esos futbolistas no hayan mostrado los tamaños y la personalidad para vestir la camiseta del Club Deportivo Guadalajara. La culpa es de Vucetich y de nadie más.

Entiendo que, en el futbol, hay entrenadores para ciertos equipos y para ciertos futbolistas. También, es evidente, que hay futbolistas para ciertos entrenadores y para ciertos clubes. De este trabalenguas podremos desprender alguna hipótesis o algunas preguntas: la primera que se me ocurre es si Chivas se equivocó al elegir a Vucetich y la segunda que me llega a la mente es si Vucetich fue quien se equivocó al aceptar la oferta de trabajo de Chivas. O quizá, fue un error de ambos.

Lo único que puedo asegurar es que cualquier equipo, cualquiera del futbol mexicano desearía tener a un entrenador de la capacidad, de la experiencia y de la maestría para dirigir a futbolistas como lo es Vucetich. Y ahora me pregunto: ¿Cuántos de esos futbolistas de Chivas serian el "objeto del deseo" en otros clubes del futbol mexicano?

Yo no creo que Amaury Vergara y Ricardo Peláez se hayan equivocado en la designación de Vucetich. Era el mejor disponible para el trabajo. Y sigo pensando que los futbolistas de Chivas muestran poca vergüenza profesional cuando se les exige que hagan el trabajo que deben hacer en un club de estas dimensiones. El domingo, por ejemplo, ofrecieron 45 minutos inoperantes y en la segunda parte, "recordaron" quiénes son y en qué clase de equipo juegan y jugaron al futbol, volaron en la cancha para ofrecernos algunos de sus mejores minutos en el campeonato. Es decir, cuando quieren, pueden...

Chivas está por sepultar su temporada en los escombros de la mediocridad futbolística. Y está, también, de paso, por "matar de hambre" -como lo dijo Aristóteles- al propio "Rey Midas" del futbol mexicano...