FutbolFeed

@Faitelson_ESPN

·
3 min
A
A

América y Cruz Azul: Todo o nada...

En la "vida" de América y de Cruz Azul se juega al "todo o nada". O eres campeón, o fracasas...

La impresionante y fantástica temporada que plantean Cruz Azul y América no sirve de mucho, por no decir que no les sirve de nada. Temo adelantarles que, al menos uno de los dos o quizá hasta los dos, terminarán, increíblemente, abrazados a la frustración.

En el "mundo" de ambos resulta impostergable la condición de levantar el trofeo de campeón. Cualquier otro destello, por más portentoso y brillante que sea, terminará perdiéndose en el libro de estadísticas y anécdotas del futbol mexicano. Ser líder general, establecer una marca de puntos o lograr un récord de triunfos consecutivos está dentro del parámetro habitual de esta clase de clubes, pero el trofeo, solo el trofeo marca la verdadera diferencia con los demás.

Juan Reynoso y Santiago Solari han logrado lo que parecía imposible. En tan solo unos cuantos meses, han puesto a estos equipos en el ritmo y la competitividad donde sus aficionados quieren verlo y han conseguido dejar atrás -todavía no olvidar- a sus antecesores. Tanto Reynoso, con lo que había establecido el equipo de Robert Dante Siboldi, como Solari y la época que marcó Miguel Herrera.

Era difícil y ambos lo han hecho de forma casi magistral.

Reynoso no solo heredaba a un club que en las últimas dos décadas ha pasado por situaciones adversas. Lo hacía en medio de "la tragedia" de aquel episodio de las Semifinales del torneo anterior ante Pumas. Había que trabajar en "las heridas" profundas que había dejado otro inexplicable momento en la historia de Cruz Azul. Y el peruano, que no fue ni la primera ni la segunda opción de la directiva, ha respondido con creces.

Hoy, Cruz Azul parece mucho más sólido y convencido de lo que tiene que hacer en la cancha para finalmente lograr el objetivo que tanto anhelan sus aficionados.

Y en el América, la situación es algo parecida. El club venía de los días y los números fehaciente de Miguel Herrera. "El Piojo" logró meterse en la historia del americanismo. Su nombre se entrelazaba con el de algunos de los mejores entrenadores que han pasado por Coapa. Su abrupta caída parecía abrir un "hoyo negro" en el cual el equipo tardaría mucho en recuperarse. Había, además, poca confianza en el plantel y el entrenador que recién llegaba al futbol mexicano debía adaptarse antes de dar resultados.

La realidad es que Solari les ha tapado la boca a todos. Su semblante serio, educado, la forma en la cual ha trabajado al grupo y la manera en la cual ha recuperado futbolistas tiene al América en una campaña que hubiese envidiado el mejor momento de Herrera. Cuando muchos suponíamos que el América tomaría tiempo en regresar a un plano de la más alta competencia y efectividad, Solari nos ha dejado asombrados.

Ahora, tras poner las cosas en su lugar, habrá que decirles a Reynoso y a Solari que no han ganado nada y que la clase de clubes que dirigen solo pueden ser analizados y juzgados en una Liguilla. Es ahí y solo ahí donde se dictará "la sentencia" de su temporada como exitosa y gloriosa o como un gran acercamiento que terminó siendo un gran fracaso.

El juego del próximo sábado promete ser un duelo de altas emociones. No sólo porque es un "Clásico" de la capital, por la historia que le rodea, sino porque los dos andan en un gran nivel futbolístico y los dos saben que, al jugar como locales en el mismo escenario, ser primero o segundo en la tabla general no significa nada extraordinario o vital en sus verdaderas aspiraciones. El América y el Cruz Azul se aprestan a jugar, entonces, por orgullo y algo bueno, seguramente, saldrá de eso. Por lo pronto, ambos saben que esto es a "todo o nada". Y que, aunque la temporada sea esplendorosa y deslumbrante, pueden terminar fracasando...