FutbolFeed

@Faitelson_ESPN

·
3 min
A
A

El 'Tuca'

Treinta años después de forjar una carrera gloriosa como entrenador, Ricardo Ferretti se aferra a "la palabra", quizá uno de los rubros más infravalorados del mundo actual.

"De aquí, el 'Tuca' se va cuando él decida hacerlo", solía responder y enfatizar el ingeniero Alejandro Rodríguez cuando se le cuestionaba, en estos últimos 10 años, por la continuidad de Ferretti.

Existía, sí, -o existe todavía- una relación basada en la confianza y, obviamente, en los resultados que ha arrojado el legendario entrenador al mando de Tigres.

"El día en que ya no me guste hacer lo que hago, agarro mis cosas y me voy", respondía Ferretti a esa certidumbre que la institución le daba.

Había, o hay todavía, una relación forjada más allá de la cancha. Una relación de la vieja guardia, que, quizá, muchos de los "millenials" de hoy no alcanza a entender.

La realidad es que, nos guste o no, el "Tuca" ha sido capaz de conducir a Tigres al siguiente nivel como club de futbol.

Él y el "Inge" Rodríguez -con el apoyo, claro, de Cemex- han llevado a este equipo a competir en un estatus que antes no tenía. Con el perdón de Miloc, de Boy, de Batocletti, de Barbadillo y de quien sea, pero el Tigres del "Tuca" está por encima de todos los Tigres de la historia.

Y lo ha logrado basado en fuertes inversiones, en contrataciones inteligentes, en una buena planeación y en el trabajo de cancha que es capaz de propiciar la mente y la personalidad de Ferretti. Incuestionablemente, habrá un antes y un después del "Tuca" en la memoria de los aficionados de Tigres.

Pero, Ferretti sabe muy bien que el crédito de los entrenadores depende de los resultados. Que, lamentable o afortunadamente, eres tan bueno o malo como fue tu resultado del último domingo.

Y que este equipo, el suyo, parece haber consumido las últimas gotas de su capacidad para jugar con solvencia y efectividad en la cancha.

Tigres ha tenido un torneo muy debajo de su exigencia, y parece que el tiempo de algunos futbolistas en este club se ha terminado. La pregunta es, supongo, si los días del legendario entrenador también se han agotado.

No hay nada eterno ni en la vida, ni en el futbol. Y "El Tuca" lo sabe. En lo personal, no estoy apurado para que Ferretti recoja sus cosas y se vaya.

Absolutamente, no.

Me gustaría -y creo que la mayor parte de los aficionados de Tigres quieren lo mismo- que la grandeza del "Tuca" dirigiendo a Tigres se extendiera y perdurará el mayor tiempo posible. Puede que un cambio, hasta cierto punto radical en la nómina, podría darle a Tigres la capacidad de reordenarse y mantener su nivel competitivo.

También creo en "la palabra", pero entiendo que, en este revolucionado mundo, hay cosas que, en algún momento, cambian o se deterioran.

De lo que sí estoy completamente seguro es que el legado del "Tuca" para con Tigres y para con el futbol está escrito ya y no puede, de ninguna forma, deteriorarse o estropearse.

Asimismo, me parece que los grandes hombres deben estar listos y preparados para grandes finales.