FutbolFeed

@Faitelson_ESPN

·
3 min
A
A

A 'matar o morir'

Como una fórmula para buscar más emoción y morbo, no está del todo mal.

Como una manera de mejorar el futbol, no parece servir.

Aun así, el Repechaje, tal y como dicta su raíz etimológica, encierra y matiza una nueva oportunidad para algunos equipos de reencontrarse con su nivel y con su gloria.

Una Reclasificación de 8 equipos regresa para ser parte de la escena del futbol mexicano.

El sistema de competencia ha vuelto a ser manipulado, esta vez, con el pretexto de la pandemia y de la crisis económica por la que atraviesa la industria, pero si el experimento genera la expectativa -como ya lo está haciendo- y termina produciendo los números que se esperan, traducido en niveles de audiencia televisiva, podría ser un recurso de emergencia que haya llegado para quedarse de forma permanente como parte del método para encontrar al campeón de la Liga MX.

El Repechaje se esconde detrás de la mediocridad y late al impetuoso ritmo de una jornada "a matar o morir", donde no hay espacio para la especulación y donde un empate generará una serie de penaltis para definir quién avanza hacia la Liguilla por el título.

La Reclasificación es un par de "noches calientes" de futbol por televisión. Los ratings dictarán la sentencia definitiva. Si funcionan, tendrán futuro.

El problema principal radica en darle ocasión a 12 de los 18 equipos que participan en la Liga de jugar en las finales.

El esfuerzo, la dedicación y la regularidad que debe mostrar un equipo para estar en las instancias de un campeonato se han abaratado de forma dramática.

Habría que buscar un mecanismo apropiado para mermar el número de participantes en el Repechaje y concederles una ventaja todavía más importante de la que ya gozan los equipos que muestren las mejores condiciones en la temporada regular.

No basta con que Cruz Azul, América, Puebla y Monterrey eviten el Repechaje. Ellos necesitan un premio aún más gratificante de acuerdo con la relevancia de su campaña.

Sea como sea, la Reclasificación debe ser una oportunidad que no desaprovechen los equipos que han accedido -como merecimientos o sin ellos- para elevar su nivel futbolístico.

Yo espero que el campeón León encuentre el ritmo y la sincronización del juego que tantos elogios recibió el torneo anterior.

Que Tigres, una de las grandes decepciones del torneo, finalmente vuelva a los parámetros que le han llevado a ser el mejor club del futbol mexicano en la ultima década.

Que Chivas muestre que su despertar de las últimas jornadas no fue fortuito y que tiene a los jugadores y el futbol necesario para pelear por el título,

Que tal vez Santos y Pachuca, dos de las entidades que más han crecido en el futbol mexicano en los últimos 30 años, regresen a un escenario de verdaderos aspirantes al campeonato.

Emoción, morbo, ratings y algo más...

Jornadas a "matar o morir"...

Todo eso encierra la Reclasificación que se jugará entre sábado y domingo en las canchas de la Liga MX.