FutbolFeed

@Faitelson_ESPN

·
2 min
A
A

'Suicidio futbolístico'

Es incongruente e ilógico por todos los ángulos desde donde se le vea y analice: Tienes al mejor futbolista de la Liga y lo dejas en la banca cuando comienzas la lucha por un título que la institución y sus aficionados anhelan frenéticamente desde hace más de dos décadas. Casi un "suicidio futbolístico".

Para decirlo como es: no fue el Toluca, no fue el árbitro, no fue el VAR, ni tampoco Sambueza, fue Juan Reynoso el que frenó la racha de 19 partidos consecutivos sin derrota de Cruz Azul.

Fue él y nadie más el principal causante de la derrota inicial de esta nueva y esperanzadora Liguilla para el equipo azul. Nadie sabe por qué decidió arrancar el juego en Toluca con Jonathan Rodríguez y con Orbelín Pineda en la banca. Lo hizo.

Y por más que le doy vueltas al asunto, no encuentro la justificación apropiada. ¿Estaban lesionados? No. ¿Tenían alguna sobrecarga muscular? No. ¿Existía una acción disciplinaria sobre ellos? No, al menos, de la cual estemos informados.

Fue, como lo explicaría el propio Reynoso un poco más tarde en la sala de conferencias de La Bombonera, una decisión técnica previamente analizada con su equipo de trabajo.

Reynoso salió a experimentar en una noche de Liguilla con un equipo que no está para "experimentos".

Abordó el juego en Toluca con una línea de 5 defensores que incluyó como lateral carrilero a Roberto Alvarado, un futbolista acostumbrado a jugar en otras zonas del campo.

Ello, más los dos delanteros con más participación y goles en el campeonato sentados en la banca, le dio una imagen pobre y temerosa a un Cruz Azul que ha vivido por más de 20 años lamentando la poca personalidad de sus futbolistas en los momentos fundamentales.

Esta vez no fueron ellos. Esta vez fue el entrenador. Un Reynoso que se había ganado todos los reconocimientos posibles por la impresionante temporada que Cruz Azul forjó en el campo de juego.

¿Por qué cambiar algo que te funciona? No lo sé. Eso debe estar bien metido en la consciencia del peruano.

Los entrenadores no están para "inventar". Están para encontrar soluciones basados, siempre, en la prueba de que ése o tal esquema son posibles a partir del material humano con el que cuentan.

Si tienes a dos de los futbolistas más prominentes del torneo, debes utilizarlos. Punto. Debes acomodar o moldear tu proyecto para que ellos estén en la cancha.

Para fortuna de Cruz Azul, no todo esta perdido.

El marcador les ha dejado en condiciones futbolísticas -quizá, no morales- de darle la vuelta en el Estadio Azteca.

Lo que sí podría ser evidente es que hay una nueva carga sobre los hombros de estos futbolistas: ganar el título, imponerse en la Liguilla, incluso por encima de las incoherentes decisiones de su entrenador.

Digamos que Cruz Azul vive, aún, a pesar del "suicidio futbolístico" que planteó Juan Reynoso.