FutbolFeed

@Faitelson_ESPN

·
3 min
A
A

Resurge de sus propias 'cenizas'...

Corona se recuesta a la izquierda, estira la mano y alcanza a desviar la pelota. Pablo Aguilar levanta la voz y extiende los brazos en todo lo alto en reclamo a alguno de sus compañeros. "Pol" Fernández "ensancha" el cuerpo y esconde el balón sobre la línea lateral. Luis Romo pisa la pelota, levanta la cabeza, ve al frente, pero decide que hay que retroceder hacia donde "Catita" Domínguez está libre. Reynoso va y viene, gesticula desde la banca: "!Vamos, vamos, pongan cabeza, ¡pongan cabeza!".

Casi como el ave "Fénix", Cruz Azul ha resurgido de sus propias cenizas...

Estoy casi convencido de que algunos episodios del pasado reciente tenebroso de este equipo, no habrían ocurrido con la personalidad y el carácter que ha mostrado este mismo grupo de futbolistas. Y son ellos mismos que hace tan sólo algunos meses conocieron la desgracia de aquella noche en medio de la pandemia en la Ciudad Universitaria, cuando fueron capaces de "tirar a la basura" una ventaja de cuatro goles. Esos mismos jugadores, curtidos en la desdicha y la tribulación, han reclamado respeto justo desde el sitio donde un futbolista debe hacerlo: el campo de juego.

Cruz Azul ha puesto el cerebro y la inteligencia por encima del corazón y sus pulsaciones. Parece que "el ayuno", su larga, muy prolongada y dolorosa ausencia esta por terminar.

Lo hemos visto paso a paso. Un torneo donde comenzaron sanando las heridas de la semifinal del torneo anterior. En el grupo, había enojo, malestar, incomodidad, odio, rencor, todos los síntomas del gran fracaso. Y el campeonato empezó, como era de esperarse, con un futbol dubitativo, pero que, poco a poco, encontró su mejor ritmo y nivel., Y Cruz Azul tuvo un torneo espectacular, donde empató un récord de puntos y jugó por encima de la mayor parte de sus rivales. La Liguilla fue desafiada de forma diferente por Reynoso. Cruz Azul se recuperó de una desventaja ante el Toluca y lo resolvió impávido en los minutos finales de la serie. Ese mismo equipo fue a Pachuca y sacó un empate a ceros bajo ciertas críticas, pero valioso para lo que tenían pensado hacer en el Estadio Azteca. Y ahí, cuando todo suponíamos que iban a abalanzarse con todo para aplastar al rival, Cruz Azul volvió a sus escenas de un cuadro intrigante y precavido que trata de no equivocarse en ninguno de los pasos que da. Así, siendo mejor, ha echado al peligroso Pachuca para volver a alcanzar la final del futbol mexicano.

¿Qué ha hecho este grupo de futbolistas? Cerrarse, unirse, aprovechar su enojo para convertirlo en un "arma" poderosa frente a los rivales y ante aquellos que "conspiran" contra ellos. ¿Qué ha hecho Reynoso? Aprender del pasado, de ese pasado oscuro y triste que ha llenado de fracaso a Cruz Azul.

Este Cruz Azul es diferente. Juega al futbol con la cabeza, no con el corazón. Y esa puede ser la "fórmula" hacia el éxito. Cruz Azul ha resurgido desde sus propias "cenizas". Está ávido de gloria...