FutbolFeed

@Faitelson_ESPN

·
3 min
A
A

La Selección del 'Clin-Caja'

La Selección del "Clin-caja" vuelve a apoderarse del verano. La idea es ganar, hacer goles, jugar bien y... generar muchos dólares.

Más "concacafquiano" -término autoría de Roberto Gómez Junco- que nunca, el futbol mexicano se apresta para vivir un par de intensos meses en su zona geográfica futbolística, el mismo sitio donde ha acumulado gloria y penas, triunfos y mediocridad y donde ha establecido los límites de su crecimiento futbolístico.

No hay nada nuevo para México bajo el sol futbolístico de la Concacaf mas que la ocasión de hacer negocio y de tratar de elevar la expectativa pasional y, por ende, comercial, hasta el verano del 2026, cuando la zona albergara la Copa Mundial de la FIFA. Antes de eso, la Federación Mexicana de Futbol tiene prohibido "romper las cadenas" con la Confederación a la que pertenece. Ni hablar de voltear hacia el sur o de pretender un nuevo acercamiento con la Conmebol y la ocasión de regresar a la Copa América. México está hoy atado y amordazado por la Concacaf porque es el "barco insignia" del negocio.

¿Qué le queda al "Tata" Martino y a sus futbolistas? Porque, seguramente, en el 2022, le exigiremos que presente una Selección competitiva que vuelva a aproximarse a la ya famosa posibilidad de alcanzar el quinto partido. Lo que tiene por delante son los mismos rivales de siempre. En la Liga de las Naciones, en la Copa Oro y de paso en las Eliminatorias Mundialistas que podrían, más que elevar su nivel, complicarse por el sistema de visita recíproca y lo que está en juego, pero nada extraordinario y que México no haya resuelto en el pasado. En las Eliminatorias del 2013, para el Mundial de Brasil, México hizo hasta lo imposible por quedar eliminado y ¿quién lo ayudo? No fue ni Miguel Herrera, ni el América, ni Nueva Zelanda en el Repechaje. Fue el precario nivel del área que terminó empujando a México hasta el Mundial. Así que, después de aquello, parece imposible que el futbol mexicano ponga en predicamento su participación en un Mundial a través de una eliminatoria en esta zona futbolística.

El gran reto del futbol mexicano en el largo verano deben ser los Juegos Olímpicos de Tokio. El antecedente de Londres 2012 -el histórico oro en Wembley- coloca a México con la obligación de competir por alcanzar el podio. La competencia en Tokio, a diferencia de la Concacaf, promete ser ardua y compleja, pero tener resultados positivos en un torneo con límites de edad siempre será gratificante para soñar con el futuro de un futbol.

No hay nada bajo el sol de la Concacaf para la Selección Mexicana. Si acaso, confirmar que es mejor que centroamericanos y caribeños y jugar a tope el llamado "Clásico" de la zona ante un Estados Unidos que, supongo, aprovechará para mostrar su músculo juvenil de futbolistas colocados en las mejores Ligas y clubes del mundo. Por lo demás, la Selección es un "clin-caja", un negocio de la televisión para entretener en el verano. El futbol siempre puede esperar...