FutbolFeed

@Faitelson_ESPN

·
3 min
A
A

El verano que se imagina

De ninguna forma, imagino al "Tata" Martino perdiendo su continuidad como entrenador de la Selección Mexicana este verano. Tampoco me imagino a México perdiendo los dos torneos de Concacaf este verano.

Y usted... ¿qué verano se imagina?

Es la primera crisis formal por la que atraviesa la era de Gerardo Martino en la Selección Mexicana, pero me niego a pensar que los siguientes días -la Copa Oro más que los Juegos Olímpicos donde no aparece como el responsable directo- vayan a dictar una sentencia definitiva sobre su continuidad y su futuro.

Para dejarlo en claro: el "Tata" Martino no se juega su permanencia con México en la Copa Oro. Gane o pierda debe seguir. El problema son los matices, las presiones, los intereses deportivos y económicos que siempre condicionan el ayer, el hoy y el mañana de nuestro futbol.

La derrota ante Estados Unidos en el que parecía, a distancia, como un insignificante torneo de la Liga de las Naciones de Concacaf, ha elevado el nivel de la temperatura alrededor del equipo de Martino.

La Copa de Oro no tiene "oro" para México. Nunca lo ha tenido. Debe ganarla porque se considera que sus rivales son muy inferiores en calidad y porque Estados Unidos, el gran oponente del área, podría enviar a un equipo que no cuente con las "estrellas" juveniles que tiene regados por Europa.

Es decir, los estadounidenses dieron "el golpe del verano" y con eso están más que satisfechos. Han dejado la presión en Martino y sus futbolistas.

La caída ante Estados Unidos también ha recrudecido el clima interno de la Selección. La lesión del futbolista más cotizado con el que cuenta México actualmente, Raúl Jiménez, la casi "tragicomedia" de Javier "El Chicharito" Hernández y la convocatoria del naturalizado Rogelio Funes Mori y el hecho de que la Selección Olímpica, a diferencia de los Juegos de Londres y de Río de Janeiro, volverá a tener una connotación comercial-televisiva para quienes manejan el futbol en México, ha traído más "ruido" para el "Tata".

Por fortuna, la "Ley Hugo Sánchez", instaurada a partir del fracaso de aquella Selección Olímpica que se alistaba para los Juegos de Beijing, protege al entrenador argentino. Es decir, un eventual revés en Tokio quedará en la responsabilidad de Jaime Lozano que es el entrenador principal y no en el "Tata" Martino, quien tiene la obligación de ganar la Copa Oro, pero sigo creyendo que aún no haciéndolo -una mala tarde, un arbitraje, una lesión, no lo sé-, aún no lográndolo, debe sostenerse para dirigir las eliminatorias mundialistas a partir del mes de septiembre.

El pulso del futbol mexicano, sin embargo, suele ser muy irregular cuando se pone en juego o en dilema el desarrollo económico o el comercial. Es decir, cuando los resultados de una Selección atentan directamente contra el bolsillo de los que hacen el negocio, cuidado, porque hay problemas.

Bora, Enrique Meza, Hugo, "Chepo" de la Torre, Tena y Vucetich saben de lo que estoy hablando. A partir de ahí, Martino debe entender donde está parado y qué tipo de intereses tiene a su alrededor.

Yo no me imagino a México rompiendo la continuidad de Gerardo Martino este verano. Tampoco imagino que México pueda irse del verano perdiendo los dos torneos de Concacaf que afrontó. Y usted... ¿qué verano se imagina?