FutbolFeed

@Faitelson_ESPN

·
3 min
A
A

Más 'bruto' que 'diamante'

Irse cuando es justo el momento de irse. El futbol mexicano vuelve a romper los "moldes tradicionales" y hasta las condiciones naturales de una exportación. JJ Macías se marcha, finalmente, a Europa, pero lo hace, quizá, en el peor momento de su todavía incipiente carrera.

Al futbolista mexicano le cuesta en exceso dar el paso de calidad hacia un nivel más desarrollado del juego. A veces, parece culpa del medio, del entorno, de los clubes, de los dirigentes, de la necesidad de la industria de consumir en casa. Y en otras, del propio jugador, al que, indudablemente, le sobra calidad en las piernas, pero no la fuerza mental para ir más allá. Sea como sea, la exportación, que muchos expertos aseguran es la "llave del éxito" futbolístico de un país, le cuesta trabajo en exceso al futbol y al futbolista mexicano.

JJ Macías (22 años en septiembre) es un "diamante en bruto" -hoy más "bruto" que "diamante"- que no ha podido mantener un estatus competitivo en un club de la exigencia y la presión del Guadalajara. Por extraño que parezca, la ultima gran "joya" de las fuerzas básicas de Chivas lució mejor cuando se alejó de Chivas. Sus días en el León son recordados con suspiros y con la promesa de lo que la mayor parte de los expertos de cancha creen que él puede llegar a ser como futbolista: una estrella.

Algo pasa con Macías, pero no creo que debamos ahondar en sus piernas, en su capacidad física o técnica para entender y ejecutar el juego. No, debemos acudir a otra parte en la búsqueda de las explicaciones, de las ausencias, de los porqués de su inconsistencia en el campo de juego.

JJ Macías no es un "producto terminado" como jugador de futbol o, al menos, como el jugador que todos imaginamos que puede llegar a ser. Irse, sin embargo, sigue siendo bueno para su carrera. El simple hecho de tener otro ambiente, aires diferentes y una competencia ardua como la que significa jugar en la Liga de España puede descubrirnos, finalmente, al jugador de grandes condiciones que su carrera promete. No será fácil ganarse la vida como el centrodelantero de un equipo como el Getafe, un club que suele habitar de media tabla hacia abajo en España, pero podría, insisto, encontrar las mejores condiciones del jugador.

Hace no mucho tiempo se criticaba la forma en la que el América exportó a Diego Lainez. "Le faltó madurar, crecer, hacerse futbolista en México", decían los conocedores. Y lo constatamos cuando llegó a España y cuando tuvo pocas oportunidades de mostrarse en la cancha. Lainez sigue en ese proceso. Su única ventaja, además de su gran calidad, es su juventud.

Algunos viven bajo el pensamiento de que a Europa se va a competir solo una vez que se fue figura en el futbol doméstico. En México, esa estructura, se ha descompuesto. A veces por la urgencia de vender y, en otras, por la incapacidad del futbolista de mostrar sus virtudes con fuerza y con regularidad.

Exportar nunca ha sido fácil para el futbol mexicano. Macías es otra forma de corroborarlo. Se va con la tarea incompleta, con la promesa de que debe ser mejor futbolista, con más dudas que respuestas, pero se va, se va y eso, por ahora, puede ser suficiente.