FutbolFeed

@Faitelson_ESPN

·
3 min
A
A

Copa Oro sin 'oro'

Buscar el "oro" en la Copa Oro es algo más que imposible. Es un evento inservible en lo deportivo, cuyo único objetivo radica el salvaguardar los intereses comerciales-televisivos del futbol mexicano.

La última prueba de ello ha llegado con la confirmación de Estados Unidos, el principal rival y, al mismo tiempo, el mayor socio deportivo de México, de que no enviará a su plantilla principal a la competición. ¿De qué sirve la Copa Oro? La respuesta es simple, sencilla y rotunda: de nada y para nada.

En un grupo inicial que ya tiene a El Salvador y a Curazao y que espera el anuncio de otra isla del Caribe, con el pobre nivel exhibido por Panamá el miércoles en Nashville, sin el EU de los "jóvenes maravilla" de clubes "Clase A" de Europa, México tendrá que conformarse con las inconsistencias de sus clásicos oponentes centroamericanos -Costa Rica y Honduras- y con cierto clima de presión que suele generar el periodismo mexicano, y nada más.

El nivel de oposición, la calidad futbolística no está incluida en la Copa Oro. La única amenaza -por llamarle de alguna forma- será el hecho de que México tiene prohibido fallar y que el precio del fracaso es elevadamente superior al del éxito. Es decir, no hay nada que ganar y todo que perder, con excepción, claro, si lo vemos en la calculadora de los "dueños de la Selección" y de los intereses comerciales. Finalmente, los "clientes" están ahí, el aficionado mexicano en EU, deseoso de encontrar un nexo con sus raíces y su cultura, es engañado. Se engancha al futbol y a la Selección y consume, consume y vuelve a consumir, aunque lo que le ofrezcan sea -con todo respeto- un "torneo de basura" -no de oro-.

Futbolísticamente hablando, volvemos al mismo escenario y a la misma pregunta: ¿Cómo puede el futbol mexicano encontrar nivel y fogueo en esta área y luego ser exigido en los Mundiales a competir ante los mejores? No hay manera porque ya se sacrificó lo futbolístico en aras de lo económico. El futbol mexicano, la Selección es un negocio y mientras sea manejada como tal, su avance deportivo estará condicionado. En algún momento se logró salir de esta pobreza con apariciones en los torneos sudamericanos a nivel de clubes y de Selecciones.

Luego, alguien nos dijo que debíamos volver a donde pertenecemos y que de ninguna manera podíamos descuidar nuestros intereses y negocios. Y ahí estamos, donde hemos estado siempre, dependiendo de que se alineen las estrellas y los planetas, de que tengamos un día muy bueno y el rival uno muy malo, de que una decisión arbitral, un penalti o alguna circunstancia nos lleven al codiciado quinto partido de un Mundial. La Copa Oro no lo hará. De esta indigencia y vacío futbolístico no saldrá nada que prometa darle armas a Martino y a sus futbolistas para progresar.

No haya nada nuevo bajo el horizonte de la Concacaf. Algo todavía peor de lo que ya esperábamos: que EU, la esperanza de calidad, de un crecimiento y de una oposición en el área, ha sentenciado el torneo enviando a un equipo que no es el mejor que puede enviar y que está lejos del que hace unas semanas le ganó a México el "Final Four" de la Liga de Naciones.

La Copa Oro que nunca fue "oro" y que hoy es lo que es: "basura" futbolística, negocio de los "dueños del balón"...