FutbolFeed

@Faitelson_ESPN

·
3 min
A
A

¿Exportado o desterrado?

Exportar futbolistas al más alto nivel del juego nunca ha sido una práctica fácil para el futbol mexicano. La última "gran joya" se ha ido por la "puerta lateral", por no decir que "la trasera".

JJ Macías es futbolista del Getafe de la Primera División de España. Se va porque su nivel futbolístico no le alcanza para ser figura en Chivas y, por ende, tampoco esta incluido en los planes de la Selección.

Su innegable talento y fortaleza mental no le han alcanzado para figurar en ninguna de los tres combinados nacionales que el futbol mexicano montó para el verano.

La última gran producción de nuestro futbol parece irse desterrado a un futbol de mayores dimensiones. Se va a través de un contrato donde su club, Chivas, mantiene parte del dominio de su carta para, algún día, venderle a un mejor postor que el Getafe o para, incluso, recuperarle.

No es la mejor forma de irse, pero quizá es la única. Macías es el ejemplo, casi perfecto, de cómo al futbol mexicano le cuesta trabajo enviar futbolistas a las ligas más desarrolladas del mundo.

Y puede que no se trate, como aseguran, de un asunto de calidad. Macías, indudablemente, la tiene, la ha mostrado en su momento, pero sí, en cambio, parece inmerso en la ya clásica inestabilidad del futbolista mexicano. Un día produce al máximo, al otro también, y luego cae, cae, se pierde, casi en un abismo donde es difícil recuperarle.

Y luego esta la situación del mercado, donde se crean muchos futbolistas nativos, pero hay pocos espacios en la Liga MX para que ellos se desarrollen plenamente. Y entonces, al existir poco, el "producto" se encarece --es una ley de mercado, de oferta y de demanda--.

También, en perjuicio de esta exportación, esta la idea de que el futbol mexicano es un futbol de consumo y no de venta. Las cifras que se manejan el mercado interno por el jugador --mexicano y extranjero-- generan que, muchas veces, que los clubes europeos se alejan y hasta se espanten.

Para JJ Macías, el Getafe es, casi, "una salvación". Le ha llegado en un momento donde ya ni siquiera gozaba de la titularidad en Chivas y donde no tuvo espacio en ninguna de las selecciones mexicanas del verano.

Va al Getafe para tratar de recuperar el futbol, las condiciones y la regularidad que mostró en un par de campañas cuando estuvo a préstamo con el León.

Las cifras de exportación del futbolista mexicano son, evidentemente, mayores a la de épocas anteriores, pero tampoco reflejan el verdadero potencial de nuestra industria y de nuestro juego. La idea de colocar más y mejores jugadores en los grandes clubes y ligas europeas esta basado en la teoría de que es la única forma en la que la selección mexicana será capaz de aproximarse a las grandes potencias del futbol mundial.

Como sea y contra lo que sea, JJ Macías ha hecho realidad su sueño de tratar de jugar en un nivel mayor del juego. No es que el Getafe sea más que Chivas, pero juega en una liga donde, definitivamente, hay mucho, muchísimo más que Chivas.

Tiene varias ventajas: su inobjetable talento, su fortaleza mental y que será encaminado, en Europa, por el entrenador que lo escogió y que le conoce --Miguel González Michel--...

La ultima "gran joya", JJ Macías, va en medio de las dudas. No está en su mejor momento futbolístico. Va tratar de recuperarlo en una liga exigente y competitivamente poderosa como la española. La realidad es que nos confunde. No sabemos si se va "exportado" o "desterrado".