FutbolFeed

@FJG_TD

·
2 min
A
A

Merecidos semifinalistas

Las Liguillas deparan tantas sorpresas y son tan diferentes, que Chivas es el equipo que llega con menos sobresaltos a las Semifinales.

Tras inicios en los que el América les generó oportunidades tanto en el partido de ida como el de vuelta, fueron mejores, ganaron con merecimiento y en la foto completa de los Cuartos de Final lucieron una gran personalidad que les llevó a hacer a un lado al gran rival.

Los sufrimientos del Guadalajara se han dado fuera del campo en las últimas semanas con jugadores separados del plantel, lesiones de elementos que parecían indispensables y remiendos a la alineación.

En la cancha, ligaron tres triunfos en casa -Monterrey, Necaxa y América- en el momento más importante y ahora también vencieron en el Azteca a las Águilas con un par de actuaciones de revancha de Cristian Calderón, que aprovechó la oportunidad para devolver la confianza que en él se había depositado.

El León, cierto, resolvió desde muy temprano la desventaja de la ida ante un Puebla que llegó hasta donde pudo tras 5 años sin jugar una sola Liguilla por el título.

El susto del inicio del partido en el Cuauhtémoc quedó reducido a cenizas muy pronto en la vuelta.

Verles emparejados en la Semifinal ofrece buena expectativa. Son equipos que saben atacar.

Del otro lado, Cruz Azul perdió por la mínima su partido frente a Tigres con más de la mitad del boleto resuelto desde el jueves.

Ahí se fraguó todo, pero el partido de ayer tuvo una nota que debe ser una alerta en bien del espectáculo: no puede interrumpir tanto tiempo un partido la consulta de una jugada dudosa en el VAR.

A los 73 minutos con 54 segundos del partido se produce la falta de Pablo Aguilar sobre Gignac.

A los 75:48 el balón está colocado sobre el punto de penal pero 26 segundos después, el árbitro Marco Antonio Ortiz indica que consultará el monitor.

Transcurre minuto y medio cuando señala que la infracción se cometió fuera del área y otro minuto con dos segundos para que Gignac cobre el tiro libre directo.

En total, cinco minutos de interrupción.

Demasiado tiempo, mucha duda, enorme zozobra.

Aunque la jugada no era de fácil resolución, eso fue una eternidad inaceptable.

Pumas, el otro clasificado a Semifinales, tuvo un inicio de pesadilla que su arquero emergente, Julio González, aplacó para ir encaminando a los universitarios a la siguiente ronda.

Mejoró en el segundo tiempo tras poner el pase en cierto riesgo porque Pachuca hizo un buen partido, pero el resultado de la idea le ofreció el rédito suficiente.

Lo hecho por los Pumas es notable, dado que tenía muchos factores en contra al inicio de la campaña, pero lo hizo espléndidamente y apunta sin conformarse a lo más alto.

Estando ya a una serie del penthouse, ¿quién renunciaría a algo?